Aullidos del Bosque
¡Gran Concurso del Bosque! Vayan a la zona de Spam, encontrarán concursos y demás ^^ Eres cordialmente bienvenid@
Últimos temas
» Fraud [vuelta]
Lun Oct 12, 2015 9:03 pm por Piki

» ¿Queda alguien por ahí?
Mar Sep 22, 2015 8:35 am por DanyWolf

» Hola a todos.
Vie Sep 18, 2015 4:07 am por Alexandra

» Re-Presentación
Miér Ago 26, 2015 8:45 am por (·Kim·)

» Regalo (Video conciencia)
Mar Ago 25, 2015 8:08 pm por Youata Garou

» La historia de Edward Mordake
Lun Abr 14, 2014 11:19 am por Lucy Ciel

» La historia interminable~
Sáb Mar 29, 2014 7:16 pm por DanyWolf

» La cruzada de los lobos
Sáb Mar 29, 2014 7:00 pm por DanyWolf

» tanto tiempo!!
Vie Mar 21, 2014 9:34 pm por Loba_Blanca

Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Vie Sep 08, 2017 3:26 pm.
Segmento VIP





Las Academias Elementales

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las Academias Elementales

Mensaje por Inu Wolf el Lun Jul 30, 2012 9:13 am

Piki:

Es el amanecer de un nuevo día, y temprano con el alba, parto al entrenamiento.
En el camino me encontré muchos otros también a sus faenas.
A mí me tocaba hoy el agua.

En los campos, suspiro. Prefiero el hielo, no el líquido, pero nuestros entrenadores afirman que tenemos que manejar a la perfección todas las facetas de nuestro elemento.

En nuestro mundo hay tantos elementos como puedan imaginarse. Desde los cuatro más populares, hasta las lianas, la brisa de verano, la música y el trueno. Las aldeas suelen ser mixtas, pero en cada una radican diferentes Academias, dependiendo del elemento que hayas manifestado en tu adolescencia.
Yo, por ejemplo, conseguí manejar el agua, y apenas lo mostré me internaron en la Academia del Agua, donde aprendemos con todas las armas y todos los estados, a manejar nuestro elemento.
Me quejé porque no era de los elementos fuertes que todos admiraban, como el trueno o el fuego. El agua y el aire, los más básicos, los más débiles.
Ethel, uno de los chamanes más cercanos a mi familia, me dijo que no importaba si me tocaba el florecer de primavera o los terremotos, siempre que lo ejercitara.

Soy Kittahu. Tengo diecinueve años y estoy haciendo puntería con una lanza a un muñeco de práctica, procurando conjurar agua como para dejarlo completamente mojado.
A pesar de estar con las lanzas, lo mío es el hielo.
La Arquera Helada.


-0-

Buenas y santas.
ROL NUEVO.
Verán el contexto, hay una Academia por cada elemento, y no se limitan a los cuatro elementos. La historia se desarrolla en torno a un grupo de nosotros, ya iremos tejiendo los conflictos.
El lugar geográfico es un mundo equis, ya se verá si es la Tierra o no, en un ambiente más o menos como el del medioevo.
Cuando se unan, pongo mi ficha.
Piki

*inserte peticiones de entrar y aclaraciones aqui*

wolf forever:

Nombre: Mako
Edad: 21
Descripción física: Alto, 1'68, bastante guapo por lo que dicen las chicas de la academia, fuerte y bastante rápido.
Descripción psicológica: Es serio, silencioso y solitario. No se junta con otros y no le agrada la compañia, desiste a cualquier persona excepto a sus profesores. En ocasiones es arrogante y desagradable, pero todo depende de como le trates.
Elemento+Arma: Fuego y espada la cual enciende y maneja a la perfección, También maneja otras armas, pero esta es su preferida.
Historia:Lo reclutaron a los seis años, un año después de la muerte e su familia. Esta murió en frente de él asesinada por unos hombres que no reconoció. Desde entonces está solo y no se acerca a nadie. Tan solo aparece para entrenar y el resto del tiempo se lo pasa encerrado en su cuarto o en lugares donde nadie acude.
.........................................................................................................................................................................................................

Me levanto del tatami despacio, Zuko ordena que atraviese el campo de rocas ardientes modificando mi calor corporal y sin apagar todas las rocas para hacerlo. Yo tan solo asiento y camino hacia el lugar. Cierro los ojos y me concentro, aquí el calor es abrasador, pero para alguien que controla el fuego y posee experiencia, no es nada malo. Cuando abro mis ojos cualquier rasgo de calor desaparece de mi cuerpo, poso un pie sobre las rocas ardientes, luego el otro. En unos segundos estoy en el otro lado, sin una sola gota de sudor y sin una herida en mis pies desnudos.
-Muy bien, Mako, puedes descansar, a la tarde continuará el entrenamiento.
Asiento y cojo mi camiseta de uno de los laterales del tatami. Abro la puerta y salgo, ningún compañero espera fuera. Aquí, en la Academia del Fuego, los profesores dividen a los alumnos por su capacidad de controlar el elemento y los entrenan por gurpos. Además, tan solo a algunos nos someten además a entrenamientos individuales para posibles ataques o guerras, o incluso para combates de espectáculo contra otras academias. Uan vez me tocó combatir contra uno de la Academia del Aire, digamos que el final no fue muy agradable... para él. No pude controlarme y luego recibí un castigo tremendo por parte de mis profesores, pero al menos me divertí... Por otra parte, de esa formas, el resto de alumnos entendieron que era mejor no acercarse a mí. Y así puedo disfrutar de una soledad absoluta, excepto cuando alguna chica tonta se acerca para hablarme o alguien nuevo viene con intención de "hacernos amigos", claro que en ambos casos doy a entender que mi soledad es irrompible, de una forma u otra.
Saliendo de mis pensamientos, abro la puerta y salgo dispuesto a meditar hasta la hora de comer en mi cuarto. Pero al salir, presiento como alguien me observa, envuelvo en llamas mis manos y la presencia se desvanece.
Entonces puedo ver a un par de chicas de grado bajo en el control del fuego marcharse corriendo. Bendito el día en el que todo el mundo me deje solo...

Llego a mi habitación en unos minutos, allí cierro la puerta y la ventana, lástimamente los profesores no permiten los candados ni las cerraduras, de forma que nunca estoy aislado del mundo al completo... Suspiro y deposito mi fiel espada/sable sobre la pared. Esta a sido mi fiel amiga desde hac tiempo. Lo mejor de ella es que se puede dividir en dos y, por lo tanto, estoy siempre protegido.
Lanzo mi camiseta en la cama y me siento en el suelo con las piernas cruzadas, cierro los ojos y empiezo a meditar. Más vale que nadie me moleste ahora, la meditación es algo esencial en mí para controlarme, y por lo tanto interrumpirla no es nada bueno...

Piki:


(Off: Vamos a aclarar las cosas.

Me parece bien cómo manejaste tu personaje y tu situación. A lo que iba era a no saltar a un elemento totalmente diferente como es el rayo, pero si es fuego, con tanta práctica podría llegarse a manipular esos "estados".
En el caso de, por ejemplo, el rayo, se podrían manejar el trueno y el relámpago, si me explico.
Tierra podría llegar a ejercer alguna fuerza sobre el polvo, la arena y quizás pequeños temblores.
Roleen tranquilos, si surge alguna duda, inquietud o comodidad, plantéenla y vemos cómo arreglarla.
Gracias por jugar



Llevaba ocho años practicando y ya había conseguido conjurar hielo alrededor de la flecha, por lo que más que flechas ahora necesitaba simplemente ramas, yo le daba forma a la punta.
Muchos niños a mi alrededor levantaban sus esferas de agua y terminaban empapados porque no se concentraban lo suficiente, o bien lo hacían en exceso y ésta tiritaba hasta explotar. Era, para todos los elementos, un perfecto equilibrio que uno aprendía a mantener.
Dejé las lanzas cuando al fin pude conjurar el agua en mitad del lanzamiento, una técnica para que el oponente no supiera tu elemento hasta el final.
Ese año, la gran fiesta que celebraban las Academias se repetiría en una ciudad deshabitada que sólo se usaba para esa ocasión, y donde abundaban los juegos y la comida.
Claro que algunas Academias presentaban a su equipo de élite y los enfrentaban, a veces hasta con apuestas por detrás de las miradas. Para ese año uno de los maestros me había estado siguiendo de cerca, y me manifestó en voz baja su deseo de hacerme participar en algún combate. No me gustaba ser así de belicosa porque sí a menos que la situación lo ameritara, así que me había marchado sin decirle más nada.

Quedaban tres semanas para la fiesta y mi tutor personal me repetía cordialmente la oferta, una y otra vez. Si seguía yendo a la Academia a pesar de todo era sólo porque sino irían a buscarme y mi casa, último refugio de paz, sería un caos.

luciaramos:

Nombre: katey
edad: 24 años
apariencia: pelo castaño ondulado y ojos verdes (pondre foto cuando me meta desde el ordenador es kate becket de la serie castle)
Actitud: firme y decidida, es fuerte y tiene una rabia interior que se despierta cuando algo le molesta. Es muy persistente y divertida. Le apasiona montar a caballo y correr por el bosque. Su elemento es el aire.
Historia: su pasado no fue muy bonito. Sin querer acabo con la vida de su madre un dia que se cabreo cuando tenia diez años. Desde entonces su padre la ingresó a la academia para que no mate a nadie mas. Piensa que ella es un monsruo.
Elemento+arma: aire y dagas. Las lanza con precisión y gracias a su elemento puede añadirle más fuerza cinética. Aunque a veces no necesita más que una corriente de aire para lanzar a sus victimas por los aires.

Mujer Loba:

Nombre: Michael [Maikel], lo suelen llamar Mike.

Edad: 19, va a cumplir 20

Apariencia: pelo rubio ondulado, larguillo, ojos azules, abajo está la foto.

Actitud: A pesar de su pasado, este chico es muy alegre, fuerte y valiente, está dispuesto a dar la vida por un desconocido y busca la felicidad de los que están a su alrededor, desprecia a las personas que se aprovechan de otras.

Historia: Cuando él era un bebé, sus padres fueron asesinados, pero antes de ello, dejaron al pequeño en una cesta y lo tuvieron que abandonar en las calles para protegerlo y que él no fuera asesinado. Un profesor de la academia de fuego lo encontró y se lo llevó a dicho lugar. Él se crió allí, ese profesor se convirtió en una especie de mentor y una persona muy especial para Mike.

Elemento+arma: Fuego, utiliza una espada de la época medieval. Hasta ahora, le es un poco difícil el controlar el fuego y se esfuerza al máximo por intentar mejorar, sin embagrgo, con la espada es un hacha (ironía, jaja). Él cree que solo sirve para luchar y que no hay otra razón que explique su existencia que la lucha, pero es feliz de haber conocido su objetivo y su función en este mundo.


wolf forever:

Mi mente permanece en blanco, toda mi energía está esparcida por mi cuerpo de forma nivelada. Si ahora mismo tuviera que luchar, sería una de las veces en las que más fuerza tendría. Un poco más y podré controlar la lava de forma más simple y sin dificultad. Tan solo un poco más...
De repente, algo o alguien golpea la puerta del cuarto. Juro que mataré a quién esté detrás... Me levanto y abro la puerta de forma brusca, estoy a punto de gritar algo, pero me trago mis palabras al ver quien es.
-Kurama-sensei, ¿sucede algo?-pregunto con tranquilidad.
-Siento interrumpir tu meditación joven Mako, pero necesito hablar contigo.- mi**da, se ha dado cuenta...- Es algo urgente e importante.
-No tiene que disculparse, estaba a punto de acabar... ¿qué era eso de lo que quería hablar?
-Aquí no, iremos a dar una vuelta por el tatami y los lugares de entrenamiento.
Asiento y le sigo a través de la puerta. No sé de qué me va a hablar, pero me hago a la idea de lo que quiere...
Caminamos primero hacia el jardín, allí los más pequeños y principiantes aprenden a controlar el fuego de forma decente y a no quemarse ni temerle.
-Como ves Mako, todos aquí se esfuerzan por llegar a ser mejores y servir al país como tales.- empieza.- Cada uno entra con una fuerza diferente y aprenden a controlarla, y todos se convierten en grandes luchadores.
Sí, definitivamente va a hablarme de "eso".
-Sé lo que piensas Mako, pero no te lo digo solo por eso.- desde luego sorprende...- Sabes bien que eres diferente a ellos, pero no por ello especial, tu odio y tu fuerza para seguir adelante hicieron que con tan solo seis años supieras manejar el fuego con facilidad, incluso mejor que algunos de los profesores de aquí.
-Lo sé sensei, pero no soy el único capacitado para luchar, muchos sempais son también fuertes y han ganado muchas batallas.
-Tienes razón, Mako, pero tú eres mejor que ellos, sabes bien por los entrenamientos de combate que ninguno te ha vencido nunca. Por eso mismo te pido que participes en la élite junto a otros mayores que tú.
-Sabes que me uniré con gusto si es eso lo que Zuko-sensei y tu deseáis.- opino.
-Sé que tu lealtad es absoluta, pero eres mayor, Mako, ahora debes decidir si de verdad quieres luchar, sabes que los combates son peligrosos, luchar contra otros elementos no es nunca fácil.
-Tienes razón, pero desde pequeño decidí luchar y así lo he decidido ahora. Me uniré a la élite de nuevo y traeré honor a nuestra academia.- afirmo convincente.
-Eso es lo que quería oír, sobre todo ahora que otras academias ganan más fuerza.
Dicho esto, se gira de espaldas a mí y se queda quieto.
-De todas formas, intenta controlarte y no herir a nadie.-dice.- Puedes seguir meditando, a la tarde continuará el entrenamiento.
-Sí.
Cada uno por su lado, ambos nos marchamos por nuestro lado. No estaría de más seguir meditando, pero una vez interrumpido no es fácil volver... Así que prefiero ir a ver el entrenamiento de otros. Saltando hasta el tejado, camino por las tejas hasta los campos de entrenamiento, no antes sin pasar por mi cuarto para recoger mis sables. Al llegar ahí, pasando desapercibido, me siento el el tejado dejando las espadas en un lateral.
En el campo de entrenamiento personas mayores que yo (sempais) entrenan el control del fuego y su temperatura corporal. Alguno lo intenta con la lava, pero no consigue derretir la tierra para usarla. Sonrío al verlo, si al menos supieran que la lava es salvaje y fuerte, entenderían que no pueden conseguirlo a la primera. No muy lejos de los campos, en una de las esquinas del jardín, unos chicos rodean a otro. Agudizando el oído, podría entender lo que dicen, pero la cara de miedo del menor me lo dice todo. Corriendo sigiloso sobre las tejas llego hasta donde el grupo se prepara para golpear al niño. Saltando, desenvaino las dos espadas y, con una en cada mano, caigo junto al chico, haciendo que el resto se aparte.
-Creí que los sempais eran más responsables, aunque veo que no es así.- digo de forma arrogante.- Será mejor que pidáis perdón si no queréis que Kurama-sama se entere de esto.
Con caras de preocupación, los chicos se disculpan y se marchan. Aquí no importa la edad, tan solo el control de tu fuego y, dado que soy uno de los más poderosos de la academia y capitán de la élite, el resto no acostumbra a plantarme cara.
El niño de atrás abre la boca con la intención de darme las gracias, pero yo me adelanto.
-La próxima vez ten cuidado y utiliza el fuego, no sirve de nada que no lo utilices cuando lo necesitas.
Él asiente despacio y se marcha. Salto y subo de nuevo al tejado, adopto la postura de antes y sigo vigilando la academia desde las alturas.

Piki:


Me hice un corte feo por desconcentrarme, la flecha se había congelado de la punta hacia atrás y, por mal cálculo, un cristal de hielo me había herido la palma.

Volví a las barracas a vendarme, metí la mano en los reservorios de agua y la saqué chorreando para vendarla con una gasa.
Vadian era mi tutor particular, no me superaba en más de cinco cosechas, pero su manejo del elemento era impresionante.
Apareció entre los estanques de los barracones y metió la cara para refresacarse.

- No quiero. No vengas a convencerme porque sabes mi respuesta. -le dije de entrada.
- Escúchame, quiero que entiendas. Le han puesto precio, y uno muy alto, a tu combate.
- ¿Qué soy, animal de mercado? -ajusté con fuerza la venda.
- Kitt, si te presentas y ganas en esta ronda, cuando vuelvas te ascenderán y tendrás autoridad para rechazar todo. Sabes que te harán la vida imposible. Es sólo esta pelea. A Angus también lo han convocado.

Angus era mi mejor amigo, tenía una familia para cuidar, y siempre había tirado mejor que yo. En ese momento, prefería que me llevasen a mí.

- Los quieren a ambos en los juegos dobles. -mencionó las ocasiones donde se armaban equipos.
- Hay muchos mejores que yo. -me ajusté el vendaje con un engarce de metal y probé abriendo y cerrando la mano.
- Están afuera, quieren verte. ¿O vas a darle la razón a Orfos?

Mi maestro se marchó. Me quedé tiesa. Orfos había querido sacarme de la Academia desde que había entrado, era uno de los grandes maestros y jueces, un tipo inmundo. Si era mi posibilidad de demostrar algo y que luego me dejasen en paz, tenía que ir.
Alcé el arco y varias flechas. Me presenté fuera y de repente habían quince viejos conversando que me miraron. Los ignoré después de dedicarles una mirada furtiva de odio.

Durante media hora practiqué todo lo que sabía. Me hizo sonreír que unas pocas gotas de mi sangre se pegasen al agua de la flecha y que, al congelarse, quedasen estaqueadas a los pies de los observadores, de color celeste con destellos rojizos.
Terminé exhausta, pero a mi alrededor estaba todo lleno de esquirlas de hielo destrozadas y de manchas de agua.
Vadian salió del barracón y me acompañó al otro lado del campo, donde me saludó como siempre, pero felicitándome en voz baja.

Me marché a casa sin saber qué me esperaba. ¿Angus sabía? Decían que uno volvía muerto o loco de la fiesta.

Mujerloba

Cierro los ojos. Escucho los cánticos alegres de los pájaros, el aletear de sus alas, puedo notar cómo juegan felices flotando en el aire. También pongo atención en las copas de los pinos, en como el viento hace bailar sus ramas y hojas. Respiro profundamente, relajo todo mi cuerpo. Abro mis ojos de golpe, saco con velocidad la espada que se encuentra colocada en una funda situada en mi espalda, y con un movimiento rápido, golpeo a uno de los muñecos de entrenamiento. Tras esto, lanzo una oleada de puñetazos y patadas a este muñeco. Doy un salto de bastante longitud hacia atrás, y con rapidez extiendo mi mano hacia el muñeco, lanzando de ella una llamarada de fuego que alcanza su cuerpo de madera. Su cuerpo se ha reducido a meras cenizas negras que se las lleva el viento y se alejan de mi alcance visual, adentrándose más en lo profundo del bosque “Natural Peace”. Frunzo el ceño.

-Joba! Nada! No lo he conseguido! Aaaag!-me quejo frustrado.

Miro hacia el cielo, observo como las pequeñas gotas de lluvia empiezan a caer de las nubes grises. Me río y cierro los ojos al sentir como la lluvia aumenta su intensidad y me empapa el rostro y el cabello.

-La paciencia es una virtud que aún tengo que aprender-digo riendo y permaneciendo con el rostro en dirección al cielo y los ojos cerrados.

Bajo la mirada, abro lo ojos para contemplar mi campo de entrenamiento personal, observo que está encharcado, la tierra se ha convertido el barro. Miro hacia otro de los muñecos que forman un círculo a mí alrededor. Lo observo con la espada en la mano. Me giro 180 grados y lanzo mi espada justo a la cabeza del muñeco opuesto. Deslizo mi pie contra el suelo mientras giro mi cuerpo y apoyo mis manos en el barro, hago un pino girándome con el impulso que cogí con mi pie, con mis manos me impulso y, saltando en el aire aún girando, doy una patada al aire con mi pierna izquierda por la que sale otra llamarada de fuego que se extiende en espiral hacia todos los muñecos de entrenamiento que forman el círculo. Caigo al suelo con una rodilla arrodillada y la otra doblada y apoyándome con mi brazo derecho en el suelo para amortiguar el golpe. Elevo el rostro hacia los muñecos, que se consumen en las llamas que devoran poco a poco su cuerpo. Extiendo mi mano al cielo con la cabeza fija en el suelo y los ojos cerrados. Entonces, cierro mi puño con fuerza y las llamas aumentan su intensidad reduciendo todos los muñecos a cenizas. Sonrío.
Me acerco al lugar donde estaba situado el muñeco al que le lancé mi fiel espada, que ahora está en el suelo. Mi espada es inmune a cualquier elemento, eso la hace tan especial para mi y muy útil en el campo de batalla. Cojo la espada y la enfundo. Me percato de que las cintas de mis manos están rotas y para el arrastre, manchadas de barro y algo chamuscadas. Voy hacia mi bolsa, que se encuentra al pie del tronco de un enorme pino, la abro y cojo el rollo de cinta de repuesto. Lo saco y me quito las viejas cintas de las manos y me enrollo las nuevas con cuidado. La lluvia sigue cayendo, el campo de entrenamiento esta encharcado, lo que me impide continuar entrenándome.

-Bendita lluvia…apareces cuando quieres sin obedecer a ningún hombre, eres y siempre serás libre…-digo mientras me cargo la bolsa a la espalda y me dirijo de nuevo a la academia.

Apresuro el paso y empiezo a correr hasta que por fin salgo del bosque. Sigo corriendo mientras traspaso las puertas de mi hogar. Corro hacia mi habitación mientras voy sacando la llave de mi bolsillo. Abro la puerta de mi cuarto y la cierro, acto seguido tiro mi mochila a la cama y me pongo una camiseta negra sin mangas, pues para entrenar me la quito.
Es la hora de comer, mi estomago me lo hace conocer rugiéndome. Abro la puerta de mi habitación y salgo de ella para dirigirme al comedor. Allí me pongo a la cola para coger mi comida. Espero mi turno pacientemente hasta que llega mi turno.

-Hola Mike, que te apetece comer?-me pregunta la cocinera a la que le toca el turno.

-Que hay hoy en el menú, Marga?

-pues tienes dos opciones: 1º tienes patatas fritas con pechuga de pollo o 2º Pastel de bonito, que prefieres?-me dice.

-…creo que me decato por la 1º opción -contesto con una sonrisa.

Ella me sonríe con ternura. Marga…esa mujer de mediana edad llevaba en esta academia desde que yo llegué, ella es una gran amiga y una mujer muy dulce, la conozco desde que me alcanza la memoria.
Tras coger mi comida me dirijo hacia el jardín y me siento en la hierba con una pierna extendida y la otra acurrucada. Cojo el zumo que me dio de bebida Marga y tomo un sorbo de la pajita con rayas azules mientras observo como mis demás compañeros hablan entre ellos y ríen felices. Cuando las personas que se encuentran a mi alrededor sonrían, no puedo evitar hacerlo también…

[u]wolf forever[/u]

Tras la pequeña "discusión" con esos chicos, los entrenamientos para los de grado medio acaban y llega la hora de comer. Caminando sin muchas ganas, salto del tejado y aterrizo en frente del comedor. Ahí cojo la ración mínima de comida, agua y me siento en una de las mesas del fondo. Por suerte, no somos demasiados en la academia, así que consigo permanecer solo. El estruendo y los gritos de los más pequeños me enloquecen, casi hasta que tengo ganas de incinerarlos, pero desisto, eso no estaría bien... Acabo mi comida rápido, deposito las cosas en su sitio y me dispongo a salir del comedor, pero una voz me lo impide.
-Mako, ¿tienes un momento?
-Claro, sensei, ¿qué sucede?
-No es nada serio, tan solo quería hablar contigo, en mi despacho.
Asiento y, mientras Zuko-sensei y yo caminamos hacia su despacho, puedo oír los cuchicheos de otras personas. Claramente nuevas y con dudas sobre a donde me llevan. Los ignoro.
Cuando llegamos al despacho, me siento depositando mis espadas al frente, como muestra de que no heriré a nadie (costumbres de samuráis)
-Está bien, Mako, puedes recoger tus armas.
Asiento y las deposito en mi cinturón, donde permanecen atadas.
-¿Qué es de lo que quería hablar?
-He oído que has aceptado la petición de unirte a los combates entre academias y, además, te has convertido en capitán de la élite.-dice.
-Así es, tenía pensado combatir desde el principio, sé lo peligroso que puede resultar, pero juré traer honor a la academia.-contesto.- También es cierto que me uní a la élite, Kurama-sama decidió hacerme capitán por mi capacidad de combate y orden.
-Eso está bien, sabes que estar en la élite supone realizar alguna que otra misión, y que además muchas otras personas estarán en desacuerdo con ellos. Debes de tener cuidado con eso, Mako.
-Lo sé, sensei, no me importan las misiones, serviré con gusto a quien lo necesite y, si te refieres a los sempais, cada uno sabe su ligar, sabe que no me dejaré ganar en combate.
-De acuerdo, tu orgullo, honor y valentía es grande, pero de todas formas te pido tener cuidado.- continúa.
-Lo tendré, no tiene por qué preocuparse por ello.
Haciendo un saludo, me levanto dispuesto a irme y volver a mi cuarto a meditar un rato más antes del entrenamiento de la tarde.
-Otra cosa más Mako.
Me giro para mostrarle respeto y hago un movimiento para que continúe.
-Este año, además de los combates individuales, también habrá dobles.- alzo una ceja.- Kurama-sama dice que no estaría demás que participarás también, pero de nuevo sabes que es decisión tuya.
-Si es lo que Kurama-sama desea, ambos sabéis bien que aceptaré con gusto.-acepto.- Tan solo tengo una petición, en vuestra mano está elegir un compañero, buscar a uno fuerte y que no sea molesto.
Zuko sonríe.
-Aun no lo hemos buscado, además, él también debería de estar de acuerdo.
"En ese caso dudo poder encontrar a alguien..."-pienso. No me agradan los combates dobles, tener que preocuparte por el otro, procurar que no muera y encargarte de o que hace mal no es un buen plan. Sin embargo, los combates individuales suman puntos por tus ataques, no tienes por qué tener piedad ya que el árbitro parará cuando lo vea necesario, y sobre todo, la gente se divierte en ellos.
Con una corta despedida, ambos salimos del despacho, yo hacia mi cuarto y él de nuevo al comedor.

(off: Mmmm... Solo una cosita Yael, hace dos post puse que no se permitían cerraduras en la academia... Tan solo eso, fíjate en lo que escribo porque estamos en la misma academia y no puedes contradecir lo que ya está escrito... Tan solo eso.)

luciaramos

El silencio es casi absoluto. Con los ojos cerrados, apenas me percato de lo que ocurre a mi alrededor.
Ojos, oídos, nariz, piel. Tengo que sentir el viento con esos cuatro sentidos.
Lo único a lo que puedo agarrarme en medio de esta oscuridad es a las riendas de mi yegua Gaia. Según los maestros, un caballo y su jinete tienen la misma unión que las ráfagas de viento con la marea. Para saber utilizar el viento, hay que forjar una unión con tu caballo. Un único animal durante toda tu vida.
Gaia me escogió cuando tenía once años. No son caballos normales: son animales salvajes de las montañas de Shan, y son famosos por su velocidad, su resistencia, su inteligencia y...su unión con el viento. Forman parte del elemento desde que fueron a vivir a las montañas más altas del condado de Sut.
Gaia es una yegua castaña, con las patas negras y una mancha blanca en la frente. A diferencia de los caballos normales, todos los caballos del viento portan una mancha de color gris en el costado, cerca del corazón. Muchas leyendas hablan de esas marcas, pero nadie sabe con certeza cómo se les forman.
Aprieto con fuerza las riendas de Gaia. Siento su respiración en mi espalda, calmada y profunda, que hace que me calme un poco. Cuando abro los ojos, el corazón me late lento, como si se hubiera ralentizado.
Miro a mi alrededor, y saco las dagas lentamente. La yegua relincha y el viento empieza a ser más fuerte. Cierro los ojos de nuevo, respiro.
<<Tranquila katey, esta vez te saldrá>> pienso. Oigo el susurro de una brisa de viento a mi derecha. Lanzo las dagas con un chillido y abro los ojos a la vez que cierro los puños.
Una ráfaga de viendo empuja las dagas, que van a trescientos kilómetros por segundo. Con un crujido se clavan en el maniquí de esparto. Suelto un chillido de alegría y corro a por la daga. Al volver, me monto en la yegua y cierro los ojos. Lo único que se oye son mis latidos y los de la yegua, nuestras respiraciones. Poco a poco vamos uniendo nuestros sonidos hasta que solo suena una respiración y un latido. Junto las manos en el pecho. La yegua relincha, y las dos, unidas por el vinculo del viento, abrimos los ojos a la vez.
Una ola de viento empieza a golpear los árboles y a zarandearlos con fuerza, saliendo de nosotras hacia el norte. Algunos árboles jóvenes caen al suelo, y el maniquí sale volando por los árboles. Cuando todo termina, Gaia y yo volvemos a ssepararnos.
-Buen trabajo, katey. Cada vez tu relación con la Suish va aumentando. Cuando unais vuestras mentes y vuestras almas en una, podréis tener un control absoluto con el Viento -mi maestro se acerca a la yegua y le ponde una mano en el cuello-. Sabía que Gaia iba a ser perfecta para ti, katey. Pero sola...impactas, katey. En pocos años has dominado completamente el Viento, y con la unión a la Suish todo tu potencial ha crecido. Espero que aceptes nuestra petición para los juegos...eres el águila entre las ocas katey, no lo olvides.
Niego con la cabeza.
-Hay gente mucho mejor que yo. Sólo soy un polluelo que aún no sabe volar.
Mi maestro suspira.
-No has volado porque no has desplegado las alas, pequeña. Cuando lo hagas, yo quiero estar allí para verlo. Eres muy buena, no te subestimes. Piensate nuestra oferta.
Y antes de que pudiera decir nada, desaparece

Piki:

Cuando llegué a casa, Angus venía corriendo por el sendero. Me asusté cuando lo vi así de apurado, pero frenó a recuperar el aliento en la puerta.

- Angus, ¿pasa algo? -le pregunté, tomándole el hombro. Me contestó cuando pudo volver a hablar.
- Me vinieron a buscar para la fiesta. Soy capitán de la élite.

Se me revolvió el estómago. Habían muchos más estudiantes y seguramente mejores, la Academia era vasta como para albergar suficientes seres brillantes en el arte del agua, justo ahora nos tocaba a Angus y a mí.

- A mí también me ingresaron al equipo. Sabes lo que dicen de esos combates.

Asintió. Caminamos hasta el interior de mi casa y preparé una infusión en una marmita. Los sabios decían que entibiar el cuerpo con hierbas relajaba la mente para pensar con claridad.
Tomamos de dos tazas de arcilla mientras callábamos.

- Vamos a tener que entrenar muchísimo. -me dijo.
- Dicen que de los ilegales no se sale vivo. -le contesté.
- Por lo menos están los dobles. Si tenemos suerte nos tocará juntos.
- Pero no llevan a nadie de rango menor que no compita, y no pueden contar. No sabemos nada de cómo pueden ser.
- Vamos a estar bien. Nuestra chance es practicar en todas las armas.

Nos abrazamos largo rato cuando terminamos de tomar y Angus se marchó pensativo a su casa.
En todas las casas contábamos con un pozo en el suelo en una de las habitaciones, recubierto de rocas para que el agua no se filtrara, que llenábamos con agua fuera tibia o fría. A veces lo usábamos para lavar la ropa o las cosas, y otras para darnos un baño. Yo tenía varias ampollas del entrenamiento, así que entibié agua en unas cuantas ollas de barro y las volqué en el pozo. Me metí con un trapo que usaba para restregarme el cuerpo y poder quitar toda la suciedad.
Necesitaba un baño para pensar y para calmarme, las cosas se habían precipitado demasiado rápido.

alexysthewizard

Nombre:alexys
Edad:22
Descripción física:fuerte y poco agil
Descripción psicológica:muy serio
Elemento + arma:cadenas+rayo
Historia: ha entrenado por varios años para controlar su elemento (aunque todavia no pueda bien) su familia se siente orgulloso de el ya que el rayo es considerado uno de los mejores elementos (como lo dice el post de pikitah) pero llega a obsesionarse con su elemento a tal punto de vivir solo para controlarlo como debe y no puede (bueno no estoy muy inspirado)
avatar
Inu Wolf
Alfa
Alfa

Mensajes : 341
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Ver perfil de usuario http://elbosque.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Inu Wolf el Vie Ago 03, 2012 11:19 am

( según se, ya estan todos registrados ^^)

Luciaramos

Cuando llego a la Academia, llevo a Gaia a los prados. Los animales están sueltos, y nunca los doblegamos en contra de su voluntad. Al guardar la silla y la brida, me acerco a mi habitación. Antes de entrar oigo una voz gritando mi nombre. Me giro.
Es mi maestro, Yut. Está contento, por lo que parece. Al llegar a mí me sonríe.
-Katey, he conseguido que te metan en los juegos individuales y en los dobles. Te toca con Losue.
Se me cae el alma a los pies. Losue me cae fatal, nos llevamos mal desde pequeños. Él siempre ha tenido envidia de mi condición, de haber tenido Suish tan pronto, de saber controlar mejor el Viento....siempre ha deseado mi muerte.
Intento recomponerme.
-¿Porqué Losue?
Yut enarca una ceja.
-Es uno de los mejores, después de ti. De todas formas, no importa la relación que tengáis, sino el honor que vais a brindar a la academia.
Dejo las dagas en el armario de mi habitación y me doy la vuelta.
-¿Y si no quiero?
Mi maestro me mira atentamente.
-Si no lo haces...los demás no tardarán en echarte, y no podré hacer nada. Escúchame, no tienes elección. Aunque no quieras, eres parte de esta academia del Viento y como tal debes cumplir tus obligaciones. Una de ellas es ganar en los juegos. Nos vemos al atardecer para entrenar.
Antes de que pueda contestar, cierra la puerta de un portazo. Me quedo quieta, en silencio, mientras oigo los pasos de Yut que se alejan por el pasillo. Cuando me percato de que esté lejos, me siento en el suelo y me quedo mirando la pared.
"No puede ser que me hagan esto...seguro que Losue hará lo posible por acabar con mi vida"
Trago saliva y me levanto. Empiezo a llenar mi bañera de piedras con agua. Cuando está caliente, me meto dentro.
La Academia está en la cima de una montaña, justo en la más alta de la cordillera de Shan. Desde la ventana de mi habitación puedo ver el cielo, más basto que nunca, y las águilas, que vuelan entre las nubes haciendo acrobacias. Los caballos pastan en el claro del jardín. Distingo a Gaia al lado de un potro negro.
Meto la cabeza en el agua caliente. Aunque no me guste, tendré que asistir a los juegos.
Me pregunto como serán los otros compañeros elementales.
Empiezo a limpiarme con un trozo de cuero y me visto con una camisa de lino y unos pantalones resistentes, botas y una cinta para sujetar mi pelo. Para no hacerme daño con las riendas rodeo mis palmas con vendas. Al terminar, salgo al prado.
Gaia me saluda con un relincho. Me acerco a ella y le acaricio el cuello. Me da un golpecito con el hocico.
-Lo sé, lo sé.
De repente, noto algo en mi espalda. Me doy la vuelta.
Losue me mira con una ceja arqueada.
-¿Es que ahora te ha dado por hablar el idioma de los caballos? Y hemos puesto en ti todo el honor de la academia...
Me doy la vuelta sin mirarle y ensillo a Gaia.
-Qué quieres -digo con rabia.
-Que dimitas -dice con un tono malicioso. Me monto en el caballo y lo miro fijamente.
-No puedo hacerlo. Me echarán de la academia si no voy a los juegos.
Losue sonríe.
-Eso es lo que quiero -dice con una carcajada. Sin decir nada más, se da la vuelta y se marcha.
La preocupación empieza a invadirme.
"Tranquila, tú no dimitirás porque irás a los juegos".
Pongo a Gaia al galope en dirección a los campos de entrenamiento. Entre sus patas, como todos los caballos del viento, circulan varias ráfagas que empiezan a azotar sus crines y mi pelo. Al llegar al campo de entrenamiento, desmonto. Miro a mi alrededor. Yut está sentado en medio del claro.
-Suelta al Suish, katey -dice con los ojos cerrados-. Hoy entrenarás sólo tú.
Me acerco un paso a él.
-Estoy lista, maestro.
Sin decir nada, el viejo levanta una mano. El viento a su alrededor empieza a volverse más fuerte hasta convertirse en un huracán a gran escala que arranca los árboles. Con la otra mano, el anciano me los lanza.
Abro la palma de mi mano derecha y los aparto con un gesto que me cuesta la mitad de mi energía.
Yut, sin inmutarse, me lanza otro árbol.
-Ahora invoca el viento del invierno. Vuelve frío tu corazón, katey.
Cierro los ojos y respiro hondo, mientras oigo el sonido que hace el huracán de yut al arrancar más árboles.
Cuando abro los ojos, veo que se me viene otro árbol encima. Abro la palma y repito el ejercicio, pero esta vez, el frío de mi viento hace que el árbol se quede muerto, reseco, y al caer al suelo se transforma en polvo.
-Perfecto. Continua -dice mi maestro mientras me lanza otro árbol.
Pienso que hoy va a ser duro. Gaia relincha para secundar mi pensamiento.


Wolf forever

Estuve meditando un tiempo en mi habitación, esta vez sin propósito alguno. Tras unos minutos de meditación, alguien me interrumpió, y no exactamente por la puerta... Una piedra ardiendo atravesó la ventana, la cogí al vuelo y la calciné hasta convertirla en lava. Me asomé a la ventana, y la verdad no me sorprendió lo que vi.
-Así que te han nombrado capitán de la élite, ¿no Mako?
-Sería mejor que os fuerais a entrenar, no quiero débiles en mi equipo, recordad que vuestro propósito es traer honor a la academia.
-¿¡Cómo te atreves!?, ¡baja y pelea con nosotros si te atreves!
-Como queráis.
Salto por la ventana cayendo de pie al suelo creando una onda de fuego a mi alrededor. Uno de los que forman el grupo, el más "fuerte" se acerca.
-Vamos al campo, solicitaré que Kurama-sama revise el combate para que vea que ha sido un error colocarte como capitán.
Ignoro su comentario y voy al campo de entrenamiento, ahí la gente se aparta al vernos entrar a mí y al grupo que tengo detrás. Todos son mayores, sempais para mí, personas a las que hay que mostrar respeto por ser mayores, pero aquí, en la academia del fuego, no importa tu edad, tan solo tu fuerza.
-¡Mako!, ¿qué es esto?- Zuko se acerca a mí corriendo.
-Los sempais piensan que no soy apto para el puesto de capitán, y yo tan solo voy a demostrar lo que es verdad.respondo.
-Pero eso es una estupidez, todos saben de tu fuerza, además de que la decisión de tu posición a sido de Kurama, y eso no se puede cambiar.
-Por eso mismo solicitamos aquí su presecia, queremos demostrarle que está equivocado.- interviene Shozin (el capitán del grupo)
Zuko-sensei iba a replicar, pero se calló al sentir quién se acercaba.
-Déjales combatir Zuko, si de verdad creen que mi elección ha sido equivocada, dejemos que lo demuestren.
-Como desee, Kurama-sama.
Tras finalizar la conversación, caminamos de nuevo hacia el campo para nuestro enfrentamiento. Allí Zuko había dado la alarma de un combate oficial y por ello los alumnos y profesores se acercaban para verlo. Una vez llegamos el grupo se situó en el centro del campo saludando a los espectadores, voy a seguirlos, pero una mano me detiene, Kurama.
-No me decepciones, Mako, si ganas, serás digno de algo que poca gente a conseguido a tu edad.-dice.
-Prometo no decepcionarte, ganaré el combate a toda costa.
Dicho esto, me deshago de su agarre y camino hacia el campo. Antes de entrar por completo me quito la camiseta causando que algún grito proveniente de parte de las chicas se escuche. Ignoro todos y entro por completo, dispuesto a luchar y ganar el combate.
Cada grupo se sitúa en su lado, seis contra uno, no es justo, pero aquí en la academia la justicia no existe. Sin anunciar el comienzo ni presentar nada, el combate empieza. Shozin lanza una bola de fuego que paralizo con una mano y sin moverme. Saco mis fieles sables y las empuño con fuerza. Me lanzo al ataque con una gran velocidad, derribo a los dos más débiles sacándolos del campo con un golpe de mis espadas, causándoles cortes por el pecho. Quedan cuatro.
Otros dos de ellos se lanzan estúpidamente hacia mí. Cada uno por un lado, atacándome con fuego sin ni siquiera apuntar. Salto por encima de ellos y en el aire, sin utilizar fuego, los lanzo fuera del campo con una patada. Me giro hacia los espectadores y puedo ver como Kurama y Zuko sonríen ante el resultado que está tomando el combate.
Los dos restantes se acerca con ataques dobles, uno de ellos una llamarada, sin intentar pararla, hago una rondada sin manos (pirueta en el aire) y la atravieso. Casi pillándome desprevenido, uno de ellos saca su arma (una espada) y la acerca peligrosamente a mi ojo. Lo consigo esquivar por poco y, aprovechando la confusión del ataque, le golpeo con la empuñadura del sable en el estómago, provocando que caiga hacia atrás y que accidentalmente pise la linea que indica que ha salido del campo.
No acostumbro a atacarlos con golpes peligrosos, estos me los ahorro para la competición. Además, lo quiera o no, son mis compañeros y no los puedo matar.
Pillándome desprevenido mientras cogía aire para respirar, Shozin se me lanza encima intentando atraparme con sus cadenas ardientes, las esquivo por poco.
-Bueno, ahora solo quedamos tú y yo, el combate va a ser interesante.
Comienza atacarme con las cadenas y fuego, yo solo puedo dedicarme a defenderme. El calor empieza a hacerme sudar y cansarme de forma que mis movimientos sean más lentos, así que me veo obligado a gastar energía recuperando fuerzas. Por culpa de ello, las cadenas me rozan el hombro izquierdo provocando una herida leve en él.
Recordando por un momento el asesinato de mi familia, cierro los ojos y salto en el aire. Shozin mira desde abajo donde caeré. Empuño mis dos sables hacia abajo, de forma que el próximo ataque pueda ser mortal. Mi combatiente abre los ojos al ver mis intenciones, no tarda ni dos segundos en pensarlo.
-¡Pierdo!, ¡me retiro!-grita.
Guardo las espadas mientras caigo. Al llegar al suelo camino hacia él.
-Seré menor que tú y que muchos de la élite, pero recuerda que aquí cuenta la fuerza, no la edad.- le digo.
Él todavía sigue sorprendido por lo que iba hacer, matarlo. Por lo que tan solo llega a asentir.
-Y por cierto, no pensaba finalizar el ataque. Jamás mataré a un compañero, tan solo a personas de otras academias, al igual que lo hice en la competición.
Ahora que el combate es finalizado, los amigos de Shozin se acercan a él para hablar. No espero una disculpa o algo, ya les he implantado miedo, y con eso les basta para mostrarme respeto. Mientras la gente se va dispersando, camino hacia donde he tirado mi camiseta, la recojo y me la pongo. Empiezo a caminar hacia mi cuarto para asearme y seguir meditando, pero de nuevo alguien me lo impide.
-Mako, lo has hecho muy bien, me alegro del resultado.- felicita Zuko.
-Gracias, prometí no perder.
-Es cierto, y has cumplido tu promesa, ahora me gustaría decirte algo.- Kurama se gira hacia mi sensei.- Déjanos a solas, pro favor.
Zuko asiente y se marcha. Mientras tanto, Kurama y yo caminamos de nuevo por los jardines del patio.
-Hay algo que me gustaría que hicieses joven Mako.- empieza.
- Lo que usted desee, señor.
-No es algo normal en estos tiempo, por eso lo harás tras la reunión de las academias y la competición.- continúa.
-¿A qué se refiere?
-Mako, cuando todo finalice, irás a buscar a un King.
Lo que dice me sorprende, un King es el león que representa el fuego, mucho más grande que uno normal y que se hace compañero de por vida de una persona, cuando este le vence en combate. Además, tan solo habitan por nuestro territorio. Hasta ahí no hay nada extraño, pero hay un problema.
-Pero Kurama, un King es recomendado encontrarlo después de cumplir los 23 años, de lo contrario puedes no ser aceptado.
-Lo sé, pero he hablado con Sai, dice que al igual que yo y algunos otros, tu tienes la capacidad de tenerlo antes. Además, no serás el único que vaya, habrá alguien más.-finaliza.- Ahora puedes irte, hablaremos más sobre esto cuando llegue el momento.
Asintiendo e inclinándome a modo de despedida, vuelvo a mi habitación. Me interesaría saber quién será la otra persona, al igual que quiero saber quién será mi compañero en los combates dobles, pero sé que todo llegará cuando deba. Pero sobretodo, quiero saber por qué Sai, hijo del dios león del Fuego, y compañero de Kurama, sabe que es el momento adecuado para mí.

Piki:


Toda clase de criaturas míticas poblaban nuestro mundo. Claro que no teníamos el control sobre ellas porque no nos pertenecían, pero cada Academia procuraba que sus aprendices se unieran a un ejemplar que coordinara en todo con ellos.
Para nosotros, los aprendices del agua, correspondían los hipogrifos. Como para cada uno de los elementos había una criatura que se desviaba y se transformaba en guardiana de un elemento, habían muchos hipogrifos diferentes.
Brosnof, el mío, llevaba ya tres cosechas enteras compartidas. Era un hipogrifo de hielo, mi verdadero elemento dentro de las facetas del agua. Era de color celeste pálido, con ojos grises punzantes y cuerpo frío.
Tres de sus plumas de hielo colgaban de mi oreja derecha, una por cada año con él, una por cada rango ascendido.

Tenía que practicar el elemento a su lado, porque no sabía si tendría que ir con él a participar de la fiesta.
Ascendí una pendiente escarpada, siempre helada, siempre eterna y llena de ventisca que te cortaba la respiración. Era muy difícil subir a buscar a Brosnof, además de ser terco y orgulloso. De todos modos subí apenas terminé de vestirme y pertrecharme.
Arriba vivían muchos más hipogrifos que te impedían el paso, pero sólo uno era mío y la alianza jamás se rompería. De su cuello colgaba un collar con tres de mis dientes de leche, mi propia ofrenda de confianza.

Mientras subía me concentraba en respirar y pensar qué estarían haciendo en las otras Academias. Repleto de bosque por todos lados me era imposible ver alguna, además de estar todas alejadas unas de otras.

Mujerloba

Cuando el líquido de mi zumo está a punto de acabarse, empieza a hacer extraños ruídos, a avisarme de que su función está llegando a su fin, por lo que lo estrujo y lo lanzo a la basura, que se encuentra a unos 5 metros de mi posición.
Cojo el trozo de pan con cuidado, concentrado en el profundo bosque que se deja ver a unos 500 metros, al alcance visual de cualquier persona normal. Parto el pan por un extremo, lo hago con mis manos, y meto con mucho cuidado la carne en su interior, manchando la miga de grasa. Caliento mi mano, y a la vez el pan, pues en estar en contacto con mi cuerpo absorbe la elevada temperatura que desprende mi extremidad. Cuando siento que el calor de mi comida es ideal, la acerco a mi boca. Cuando ya estoy notando que mi respiración choca contra el bocadillo, me paro, me quedo con la mirada posada en unas sombras que se mueven en el bosque. En ese momento, escucho unos gritos cerca de mi situación. Dirijo mi mirada a la procedencia de tal jaleo. Me encuentro con dos grupos de chavales, tienen más o menos mi misma edad, que están discutiendo a gritos, montando un espectáculo que atrae las miradas curiosas de los presentes. Desvío de nuevo mi mirada hacia el horizonte, imaginaba que los profesores responsables se encargaran de ese revuelo, por lo que intento ignorarlos. En ese mismo instante, un increíble golpe resuena por todo el jardín, haciendo que mis ojos se vuelvan al revuelo con una mirada intensa. Un chico corpulento y problemático le había pegado a un pobre chaval del otro grupo, lo que hace que allí estallé la guerra entre los dos bandos. Automáticamente doy un salto muy considerable, desenvaino mi espada y aterrizo entre los dos bandos. Empiezo a hacer movimientos con mi arma que ellos esquivan al creer que les quiero hacer daño. Cuando los dos grupos ya están separados, envaino mi espada, extiendo mi mano derecha y la izquierda a su grupo correspondiente y levanto dos muros de fuego que separan a ambos bandos.
-¿Qué hacéis?-pregunto tranquilo- ¿no sabéis que sois compañeros? ¿Por qué peleáis entre vosotros? Somos de la misma academia, hemos crecido juntos, ¡y ahora vais y empezáis a pelearos!
Mientras hablo, retiro los muros para que los presentes puedan mirarse a los ojos, quiero ver su reacción, pero sus miradas parecen más tranquilas. En ese momento, los dos bandos se acercan entre sí. Aprieto la empuñadura de mi espada con mi mano, alerta por lo que pueda ocurrir observo como hablan entre ellos. En ese momento, los dos grupos me miran, y de entre ellos aparecen dos tíos que se acercan a mí con una sonrisa, parecen los líderes de las bandas.
-Bien, te retamos a un duelo-me desafía uno de los chicos.
-No deberías de meter tus narices en los asuntos de los demás-dice el insensato fortachon que se acerca a mí con una actitud de superioridad.
-No suelo hacer…exposiciones públicas, pero de acuerdo –acepto con una sonrisa.
Ellos se ríen y se miran entre ellos divertidos ante mi seguridad.
-Parece que hoy nos vamos a divertir, Yin.
-Sí, eso parece Mark…
-Anda, venir por aquí, vamos a hacer esto como Dios manda-digo mientras los dirijo al campo de combate.
“Bueno, parece que voy a poder entrenar con muñecos humanos…aunque me duele luchar contra compañeros” pienso para mis adentros.
Mientras nos dirigimos al campo para realizar el duelo, me encuentro con una mirada conocida. Sam me mira apoyado en una columna con una sonrisa en su cara seria. Le devuelvo la sonrisa mientras observo cómo nos sigue para presenciar con sus propios ojos el combate que se va a llevar a cabo.
Llegamos, los dos tíos, que parecen hermanos, se preparan para la lucha y se quitan sus camisetas. Ambos tienen numerosos tatuajes en su pecho y su espalda, tatuajes como “nacido para matar” y cosas por el estilo. No me intimidan, aunque lo intentan.
Yo ya pude ponerme las cintas nuevas en el bosque, por lo que no pierdo tanto tiempo como ellos y me limito a esperarles en el campo. No necesito quitarme la camiseta, ¿para qué? Es solo una pérdida de tiempo que sirve tan solo para no ensuciarla con el sudor, para no estropearla, o, como en el caso de mis contrincantes, para lucir abdominales.
Los dos chicos empiezan a crujir sus huesos, se “calientan” según ellos, pero yo sé que eso solo es una táctica para intimidar. Yo solo me limito a estirar el cuello.
-Vaya, creo que te vamos a estropear la camiseta niñato.
Me limito a no abrir mi boca, a retener mis palabras cerrando los labios.
Escucho murmullos de parte de los espectadores. El combate a despertado mucho interés entre algunos paisanos, nunca había hecho muestra de mis habilidades, aunque se rumoreaba por lo escuela que no era moco de pavo.
Tras esto, damos por empezado el combate. Me quedo quieto, con la cabeza hacia abajo, los ojos cerrados y el oído agudo. Mis rivales no pierden tiempo y me lanzan bolas de fuego. Sigo quieto, aún no me he movido, no he levantado mi mirada, simplemente sé que me atacan porque lo siento, siento la energía que hay a mi alrededor y la escucho. Justo cuando una de las cinco bolas de fuego que me han lanzado está a pocos centímetros de mí, doy una voltereta en el aire hacia atrás y me deslizo por debajo de la bola ardiente. Luego esquivo las demás con toda clase de maniobras, desde las más sencillas hasta las más complicadas. Cuando atravieso todo ese campo de fuego, me acerco tranquilamente hacia mis adversarios. Uno de ellos se acerca hacia a mí con su fuerza física, seguro de sí mismo, pero muy lento. Deslizo mi pie alrededor de la arena y levanto una nube de polvo, lo que impide la visión. Cuando la nube se deshace, el resultado es inesperado para algunos. Mi brazo izquierdo ha parado su ataque, mi espada ahora se encuentra en dirección a su garganta, con la punta tocando su oscura piel, y mirándonos profundamente a los ojos, él suelta un tenue “me rindo”. Entonces retiro mi brazo y mi espada y dejo que se vaya. Mientras observo cómo se aleja, mi otro contrincante aprovecha mi aparente despiste y salta hacia mí con malas intenciones. Justo en ese momento, doy un paso hacia atrás, guardo mi espada en su funda y miro como mi último rival salta desesperado por el aire para atacarme. Extiendo hacia el mi mano y lanzo una llamarada suave que le chamusca el pelo. Esto hace que se asuste y pierda el control sobre su salto, por lo que cae y se retira corriendo. Al haber salido del área de combate, la victoria me pertenece.
Unas pequeñas gotas empiezan a caer del cielo, que se intensifican notablemente. Mientras que el público se resguarda de la lluvia, yo miro hacia el cielo y cielo los ojos mientras mi rostro y mis cabellos son empapados por el agua que cae de entre las nubes. Me quedo allí algunos segundos, hasta que soy interrumpido por una persona que aparece en el campo encharcado.
-Lo has hecho bien Mike, estoy ogulloso de ti, has mejorado mucho…-me alaga una voz familiar procedente de la persona que ha aparecido en el campo.
-Gracias Sam-digo sin abrir los ojos, aún mirando hacia el cielo-…por algo soy de la élite.
Sam se ríe al ver que he reconocido su timbre de voz.
-Aún recuerdo cuando te encontré…-recuerda con melancolía- no eras más que un bebé recién nacido, un bebé que fue creciendo y se ha convertido en un hombre fuerte y valiente. Parece que fue ayer cuando chamuscabas las flores del jardín, o cuando entrenabas con los pupitres de mis alumnos…
Sonrío al visualizar lo que me dice, al recordad mi infancia.
-Tengo que hablar contigo, Mike…-me informa ya algo serio.
Bajo mi rostro, pues aún permanecía en dirección al cielo, y le miro a los ojos con una sonrisa.
-Cuéntame amigo mío.
-Te han elegido para los combates entre las academias…-empieza- eres joven y controlas el fuego incluso mejor que yo, controlas bien tus ataques, aunque te reprimes demasiado algunas veces, no muestras tu autentico poder…
-No quería hacerles daño.-le interrumpo sabiendo por donde iba.
-…Ya lo sé-continua- tienes un buen corazón, después de todo lo que has sufrido no has albergado odio, si no que lo has convertido en felicidad. Tienes muchas cualidads y mucho dominio con el fuego. Luego está la parte de la espada, la forma en que la dominas es extremadamente buena. Yo creo que eres perfecto para los combates y…
-Sam, sabes que obedeceré todo lo que me manden sin rechistar, sabes que estoy dispuesto a servir a mi academia, sabes que iré…-le vuelvo a interrumpir con una sonrisa.
-…Lo sé…-dice mientras se aleja…-ah! Y otra cosa, habrá combates dobles, lucharás al lado de un compañero, creo que haréis un buen equipo.
Dicho esto, se retira hacia el edificio y una oleada cuestión muy razonable alberga en mi mente mientras la lluvia sigue callendo. ¿Quien sería mi compañero?

luciaramos

Cuando termino de entrenar, tengo las manos llenas de sangre, ya qe se me han clavado algunas astillas al destrozar los árboles.
-katey, ya puedes irte -dice con una sonrisa.
Me despido y voy a los lavaderos para curarme las manos. Gaia me sigue por detrás con paso calmado. La miro con una sonrisa. Ella relincha.
-No te preocupes, la vamos a hacer muy bien -digo con alegría.
Ella me da un golpecito en el costado. Le acaricio las crines. Sus pelos se llenan de sangre.
-Después de que me cure te daré un buen baño -digo con una carcajada.
Meto las manos en el cubil de agua fría. Siento el frío en la piel, que me arde. Suelto un gemido y me cubro las manos con una manta suave de gamuza. Al terminar, voy a la curandera para que me dé unas hierbas para quitar el dolor.
Después, cojo a Gaia de las riendas y la llevo al patio interior, un lugar donde cada aprendiz arregla a su Suish. Le quito las riendas y traigo un cubil de agua. Me arremango y cojo unas tenazas para meter rocas calientes.
mientras vuelvo tibia al agua, elevo la vista hacia Gaia.
-Tienes morro, ¿eh? Yo también quiero que me bañen, y encima con agua caliente.
Ella golpea el suelo con un casco. Puede que no parezca que un caballo tenga una unión con el Viento, pero es así. Nuestro animal elemento no es como el King del Fuego o al hipogrifo del Agua, pero es un animal respetable por su inteligencia, su resistencia, su velocidad, su edad (pueden vivir bastante más que un caballo normal) y mientras montes en un Suish no caerás nunca. Los caballos Suish saben qué camino es el mejor, y, lo mejor de todo, puede leer la mente de su jinete para saber a qué dirección tiene que ir o para saber qué piensa hacer el jinete.
Son seres de los más inteligentes.
Cuando el agua del cubo está tibia, la echo por encima de Gaia. Oigo su relincho de protesta pero no le hago caso. Sé qué lo hace aposta. Cojo un trozo de cuero y empiezo a restregarle el cuerpo.

Cuando termino de asearla, la dejo suelta en el prado. La veo correr con los demás caballos, libres, fuertes y poderosos. Me dan ganas de seguirlos, de correr con ellos. Pero me aguanto y me voy a un rincón del prado donde descansa un tocón para meditar.
Al llegar, me siento en el suelo con los ojos cerrados. Me llegan a la mente imágenes, sensaciones y sentimientos que me envía Gaia, pero las aparto a un lado y empiezo a respirar lentamente.

Me pregunto con quién me tocará aparte de Lossue en las parejas de distintos elementos.
Y si haré amigos allí.

wolf forever

Cuando llego a mi cuarto, repito lo mismo de antes para meditar, me quito la camiseta, la tiro y dejo mis sables en la pared con cuidado. Me siento dispuesto a meditar, pero oigo ruido fuera. Sin mucho interés me levanto y me asomo a la ventana de mi cuarto, es una pelea. Suspiro y me doy la vuelta para seguir meditando, yo tan solo me muestro para entrenar o combatir, no me interesa ver otras peleas...
Me siento en el suelo, me coloco en posición y cierro los ojos. En mi cabeza aparecen imágenes tales como el bosque de la academia o el monte que escalaré para buscar a mi King. Un King... De verdad no me preocupa lo que pueda pasar cuando lo vaya a buscar, creo en mí y en mi fuerza, estoy seguro que me valorarán y conseguiré vencer al que acabará siendo mi compañero de por vida. No suelo admitir a nadie a mi alrededor a parte de los profesores, pero un King es la mitad de ti cuando lo encuentras, las almas se unen y la fuerza se multiplica, te vuelvas más fuerte. Además, son leones gigantes conectados directamente con el fuego. Su poseedor cabalga sobre él y lucha hombro a hombro junto a su King. Es cierto que el animal representante del fuego a sido el dragón, pero la leyenda cuenta que los dragones intentaron acabar con el planeta y matar a todos los humanos, en ese momento los Kings, animales muchos más pequeños, pero con una fuerza superior, les plantaron cara. Fue una batalla dura y muchos Kings murieron, pero ganaron derrotando a todos los dragones. Entonces, a parte de su orgullo, honor y magistral fuerza, el fuego de los dragones se unió a ellos.

Cuando abro los ojos al acabar mi meditación, ya está atardeciendo y es hora del entrenamiento antes del anochecer. Me levanto, me pongo la camiseta y cojo mis sables. Aún pensando en la vuelta de los combates y la posesión de un King, salgo de la habitación. Camino por el largo pasillo de las habitaciones y bajo al campo de entrenamiento donde Zuko espera. Debería de estar concentrado en los combates, pero odio luchar con un "compañero" a mi lado, eso sólo me trae problemas... Por suerte los combates individuales me dan la oportunidad de divertirme, sobre todo porque el árbitro tan solo parará el combate cuando lo vea necesario, y para entonces, muchos de mis oponentes están medio muertos o muertos. No es que me divierta matar, pero cuanto más interesante es el combate, más se apuesta y más honor y prestigio adquiere la academia.
Al llegar al lado de Zuko, hago una reverencia esperando sus órdenes.
-Hoy no harás entrenamiento por la tarde.-anuncia.- Hemos encontrado a tu compañero y lo conocerás ahora.
-Como quieras, pero deberé de enfrentarlo para ver si es apto.
-Mako, es decisión de Kurama el de ponerlo contigo, él es alguien nuevo en la élite.- explica.- No podéis luchar, no ha falta de unas semanas para los combates, podríais lesionaros, os dedicaréis a conoceros y trabajar en equipo.
Genial, para colmo ni lo puedo probar... Y encima quieren que nos "conozcamos", como si le fuera ha hablar... Y lo de trabajar en equipo... Ya se verá más adelante.
-¿Tienes algo en contra?
-No, en absoluto, ¿dónde está?-miento.
-En el gimnasio, él llegará más tarde, por ahora espéralo ahí.
Asiento y con una corta despedida voy al gimnasio. Al llegar me apoyo con una pierna en la pared y espero a que mi "compañero" llegue.

Piki:

POST INFORMATIVO - LEER POR FAVOR

Buenas y santas. Vengo para darme una vuelta y charlar un poco sobre los varios mps que me dieron unas ideas para el rol.
Quiero aclarar que, ante todo, este mensaje no va con enojo ni nada. Es para aclarar dudas y sacar un poco de niebla del rol.

1 - Modérense en sus poderes. Estoy viendo un asomo de godmodding y apenas llevamos unos años controlando el elemento. Todos los movimientos son perfectos y están venciendo cada uno a ciento cuarenta enemigos más fuertes juntos sin medio rasguño. No quiero que esto se nos vuelva una complicación.

2 - Kristof y Alexys ya pueden postear. Tienen mi bendición (?). En serio, empiecen cuando quieran.

3 - Entusiasmo. Hasta ahora estamos posteando activamente wolf forever, Mujerloba, luciaramos y yo. Pido moderación en el largo y la cantidad de posts para que no se desanimen Kristof y Alexys. Chicos, si necesitan que vayamos más lento avisen. Sé que cuesta postear menos y también conectarse más seguido, pero por favor, si queremos hacer dinámico al rol tenemos que llevar todos el mismo ritmo. No me obliguen a usar el método del orden de posteo o el límite de posts.

4 - El rol sigue abierto. Para todos los cachorros que miran esto, si es que hay jajaja, pueden entrar todavía.



5 - La carta de invitación. Cada Academia va a recibir la misma carta explicando lo mismo. Voy a redactarla en este post, cada uno insértela en el tiempo que quiera como llegada a la Academia, sea que la lean en público o cada maestro a su aprendiz, o como sea.

6 - Animales elementales. Queda dicho que cada elemento puede tener su animal característico. Hasta ahora, de los tres elementos activos tenemos animales todos. Los otros dos, rayo y vacío, pueden elegir al suyo. Y con respecto a esto también moderen los poderes de las criaturas, que no son dioses ni dragones enormes y poderosos.

7 - Les doy las gracias! Sinceramente, a pesar de todos estos avisos y los pocos tirones de oreja que agregué, están roleando excelente, me asombro cada vez que los leo.
Gracias por participar

Y cualquier duda o sugerencia con respecto al rol les repito que está abierto a críticas por mensaje privado.


-0-

Grité mientras bajábamos en picada de la colina. Estaba llena de picotazos de los otros hipogrifos, pero Brosnof al final había respondido a mi llamado y había podido montarlo. Ahora nos lanzábamos hasta la Academia. No me gustaba alardear, así que frenamos bastante antes y Brosnof me siguió hasta los refugios para hipogrifos, cavernas lo más frías posible para alojarlos un corto tiempo. Nuestros hipogrifos, si bien están unidos a nosotros, son bastante libres y no soportan quedarse abajo mucho rato.
Mientras más años llevabas con él, más se quedaba. El mío, dependiendo de las circunstancias, podía llegarse a quedar todo el tiempo que yo entrenara o conviviera con él.
Le susurré palabras en nuestra lengua fundadora prometiéndole darle una vuelta antes del día siguiente. Se quedó obediente en la caverna, no muy llena de otros hipogrifos.
No pude usarlo en el momento porque había un revuelo enorme en la sala central de la Academia. Un río bastante importante fluía por encima de la mayor parte de la Academia o pasaba entre pilares y pasillos. El agua nos acompañaba por todos lados. Me trepé a la pared de una cascada para acceder más rápidamente a la sala. Al final salí a un patio con fuentes de presión natural y un estanque enorme y cristalino en el centro.
De pronto, un montón de gente me rodeó y no entendí nada. Un brazo tiró de mí y al instante Vadian me arrastraba a otra sala.
Llegamos a una llena de estalactitas heladas que goteaban y formaban un hilo constante de agua, que fluía a su vez hacia afuera.

Vadian me sentó en un cascote de hielo y desplegó un pergamino largo. Se lo veía serio, inusual en él. Empezó a leer.

A los campeones de las Academias Elementales.
Desde tiempos inmemoriales cada Academia ha demostrado sus destrezas frente a las otras en combates dignos de ser recordados, luchas que descansan en códices custodiados para preservar todas aquellas hazañas.
No hay ánimo de enfrentar a los elementos, tan sólo de recordar la eterna hermandad reinante entre todas las facetas de Natura. Academias y Subacademias competirán en un rodeo de veintiocho días, un ciclo lunar completo, con diferentes etapas y pruebas.

Se extiende la invitación para todos los participantes cuyos maestros hayan considerado de élite. Estos deberán enviar la lista de combatientes con edad incluida y lugar en el equipo. Los equipos han de tener un máximo de quince integrantes.

La Fiesta habrá de celebrarse a finales del décimo ciclo lunar, en el Akros. Estudiantes y maestros habrán de alojarse en las renovadas instalaciones alrededor del mismo Akros, y recibirán todos los cuidados propios de una élite elemental.

Las Academias invitadas serán las de Tierra, Fuego, Aire, Rayo, Energía y Agua. Han de contemplarse todas sus ramas dentro de estas seis, sin ánimo de excluir ni menospreciar a ninguna.

Cada Academia elegirá sus quince representantes como considere justo, sin límites de edad pero respetando la condición de que deben ser aprendices y no maestros.

Los animales de cada elemento no podrán ser utilizados en combates aunque sí como medio para llegar hasta el Akros. Serán fuertemente custodiados a fin de no quebrantar ninguna regla.

Los combates se darán durante ciertos periodos con otros descansos intermedios. El Gran Consejo comprende que no son más que criaturas que también requieren de reposo.

Habrán combates simples, dobles, y otros sorpresa, en diferentes escenarios. Algunos irán fuera de los límites del Akros, pero seguirán poseyendo bordes.
Se agruparán los elementos como similares y también como antagónicos para los combates dobles, y se darán situaciones donde se proveerán armas y otras en las que deberán actuar por su propia cuenta y dominio del elemento.

Queda terminantemente prohibido durante los combates la ayuda externa de un maestro, a menos que sea oficialmente comunicado antes de la competencia. También se prohíben las apuestas y los combates ilegales, que serán penados.

Las reglas más superficiales y las condiciones de un combate se darán a conocer sólo al anochecer anterior de la misma. La estructura específica será sorpresa para todos los participantes.

Sólo podrán asistir Jefes de Academia, equipo de élite y maestros. Todos los habitantes de la Aldea Magna de los Elementos asistirán al evento.

Las casas han de presentarse tres amaneceres antes de la apertura del evento, a fin de congeniar entre participantes y ajustar los hospedajes.

Cada Academia poseerá diez minutos para su presentación en la Apertura; y cada Subacademia sólo contará con cinco, para agilizar el proceso. En esta única instancia podrán utilizarse los animales elementales.

Todas las comunicaciones llegarán por el mismo medio que esta. No es necesario aclarar que todo lo antes dicho es confidencial y secreto entre los participantes.

Comienza la Fiesta.
Gran Consejo.



Nos quedamos de piedra. Quedaban dos semanas para el décimo ciclo lunar. El Akros, el estadio más grande conocido, albergaría a muchos invitados y jefes de Academias, encargados y participantes. La arena era grande, pero más le temía a los combates fuera, que podían tener límites aún mayores.
Los de la Aldea Magna. Una ciudad grande y poblada de genios en los elementos, llena de poder que decían, se podía respirar de lejos. Eran críticos, fríos, serios, mortales, hasta arrogantes. Tenerlos supondría muchísimos ojos expertos analizando al detalle cada movimiento.
Vadian se había quedado callado, sentado en una roca. Debía de haberles comunicado a los demás de élite, que yo todavía no conocía más que a Angus con certeza, lo que acababa de recibir. Y por eso había tanta gente, por eso intentaron retenerme. Ellos sabían que pasaba algo.
De repente, sentí el peso de toda la civilización encima. Me sentí diez años mayor, e intenté quitármelos de encima lo antes posible.

alexysthewizard:

me encontraba en mi academia, era uno de los mas avanzados así que los novatos aveces me pedían ayuda, la cual prestaba si no estaba muy ocupado.
estaba caminando tranquilamente por el patio al atardecer y mientras las campanas de que anunciaban las 2 de la tarde sonaban cuando un grupo de novatos se me acerco, y hacían muchas preguntas pero luego un niño llama mi atención, era un niño pequeño de 10 años algo flaco y vestido con el uniforme de la academia que consistía que al ser de un novato era blanco y con el símbolo de la academia en el lado derecho junto al corazón el cual consistía en un dibujo de la misma con un rayo arriba.
novato- alexys necesito ayuda con la bola de energía-
alexys- esta bien ahora mismo tengo algo de tiempo-
hice una bola de energía de un diámetro de 7 pulgadas de diámetro, la sostuve con una mano (aunque en realidad flotaba a 1 pulgada de mi mano) y con la otra tome su mano de derecha y se la puse.
novato- tengo miedo-
alexys-tranquilo si las cosas se salen de control yo me encargo, por ahora trata de sentir su energía y memorizarla para poder reproducirla después-
el niño asintió y lo solté de las manos mientras veía su cara fascinada con la bola de energía.
de repente cerro las manos como si de un aplauso se tratara y un poco de la energía se le escapo de haciendo que el pelo se le parara pero nada grave.
alexys- ahora intento hacerlo tu, pero no te preocupes si no te sale a la primera, aunque sea el mas avanzado después de los maestros incluso a mi me ha costado varios años hacerlo- le dije al niño
novato- lo intentare-
el niño cerro las manos y los ojos con fuerza, luego abrió las manos creando con mucho trabajo una bola de energía, luego abrió los ojos y emocionado comenzó a saltar de alegría pero por tanto movimiento perdió el control y se acabo callendo al suelo, la cual al ser muy pequeña desapareció dejando una pequeña mancha negra en el suelo.
todos lo miraban con cara de sorprendidos pero el mas sorprendido sin duda alguna era yo.
alexys- SUFICIENTE!!!- dije enojado -YA ME HAN QUITADO MUCHO TIEMPO-
luego me di media vuelta y me fui corriendo mientras todos me miraban raro y podía escuchar como decían a mis espaldas
niño 1- que le ha pasado?-
niño 2- no lo se nunca lo había visto tan enfadado, incluso a mi una ves me ayudo durante varias horas a aprender a encender un foco y durante varios días y nunca se enojo, incluso su sonrisa cada ves que fallaba y como me ayudaba siempre con ese entusiasmo me daban ánimos para seguir hasta que después de mucho lo conseguí-
niño 3-estará en sus días?-
niño 4- no seas estúpido eso es solo para las mujeres- (jajajajajaj xdxdxdxdxdxd un poco de humor sin ofender a ninguna tia, no soy machista pero me pareció buena idea poner eso aquí)
niño 5- jaja no has hecho enfadar nunca mas te va a volver a ayudar
niño novato -pero si yo lo he hecho como el me dijo no entiendo-

llegue lejos donde nadie me viera y solté un grito ronco y lo mas alto que pude, luego empece a golpear el suelo hasta que mis rayos se salieron de control y solté uno en un puñetazo rompiendo una gran parte del suelo, entonces me di cuanta de lo que estaba haciendo y para para respirar unos segundos mirando al suelo roto cuando oí na voz detras de mi que me hizo voltear.
edmund- jajaja tan orgulloso como siempre verdad alexys?-
alexys- CÁLLATE!-
edmund- otra ves un niño te volvió a superar, superar al ¨gran alexys el honor de esta academia¨
alexys- TE DIGO QUE TE CALLES!!! -
edmund- claro que tampoco es algo que pase muy amenudo-

en ese instante volví a perder el control y solté un puñetazo cargado con electricidad a edmund, el cual lo esquivo, sujeto mi mano y la puso en mi espalda.
edmund- podrás ser el mejor pero incluso tu cuando te enojas eres demasiado predecible-
justo después de eso me suelta y me retiro con fuerza e el.
edmund- que esto te sirva como una lección de humildad, ya que al parecer tus padres ni siquiera te enseñaron su significado.
lo mire a los ojos todavía enojado y estaba dispuesto a seguir peleando, mi cuerpo se estaba cargando con electricidad, solte un puñetazo y edmund se retiro un poco evitándolo, pero luego abrí mi mano y de ahí salio una cadena la cual al estar cargada de electricidad y electrocuto a edmund golpeándolo en el pecho del lado izquierdo.

luciaramos

Estaba sentada en el jardín al lado de Gaia cuando un aprendiz me tocó el hombro. Me do la vuelta lentamente.
-Los maestros te esperan en el Salón. Han recibido la carta del Consejo. Van a leerla delante de todos, todos los Elementos del Aire tenemos que estar.
Me levanté de un salto y corrí hacia el salón después de despedirme de Gaia.
Todo el mundo estaba callado, contemplando al Maestro del Aire, que tenía un pergamino en la mano. Me senté en una esquina y escuché con atención.


A los campeones de las Academias Elementales.
Desde tiempos inmemoriales cada Academia ha demostrado sus destrezas frente a las otras en combates dignos de ser recordados, luchas que descansan en códices custodiados para preservar todas aquellas hazañas.
No hay ánimo de enfrentar a los elementos, tan sólo de recordar la eterna hermandad reinante entre todas las facetas de Natura. Academias y Subacademias competirán en un rodeo de veintiocho días, un ciclo lunar completo, con diferentes etapas y pruebas.

Se extiende la invitación para todos los participantes cuyos maestros hayan considerado de élite. Estos deberán enviar la lista de combatientes con edad incluida y lugar en el equipo. Los equipos han de tener un máximo de quince integrantes.

La Fiesta habrá de celebrarse a finales del décimo ciclo lunar, en el Akros. Estudiantes y maestros habrán de alojarse en las renovadas instalaciones alrededor del mismo Akros, y recibirán todos los cuidados propios de una élite elemental.

Las Academias invitadas serán las de Tierra, Fuego, Aire, Rayo, Energía y Agua. Han de contemplarse todas sus ramas dentro de estas seis, sin ánimo de excluir ni menospreciar a ninguna.

Cada Academia elegirá sus quince representantes como considere justo, sin límites de edad pero respetando la condición de que deben ser aprendices y no maestros.

Los animales de cada elemento no podrán ser utilizados en combates aunque sí como medio para llegar hasta el Akros. Serán fuertemente custodiados a fin de no quebrantar ninguna regla.

Los combates se darán durante ciertos periodos con otros descansos intermedios. El Gran Consejo comprende que no son más que criaturas que también requieren de reposo.

Habrán combates simples, dobles, y otros sorpresa, en diferentes escenarios. Algunos irán fuera de los límites del Akros, pero seguirán poseyendo bordes.
Se agruparán los elementos como similares y también como antagónicos para los combates dobles, y se darán situaciones donde se proveerán armas y otras en las que deberán actuar por su propia cuenta y dominio del elemento.

Queda terminantemente prohibido durante los combates la ayuda externa de un maestro, a menos que sea oficialmente comunicado antes de la competencia. También se prohíben las apuestas y los combates ilegales, que serán penados.

Las reglas más superficiales y las condiciones de un combate se darán a conocer sólo al anochecer anterior de la misma. La estructura específica será sorpresa para todos los participantes.

Sólo podrán asistir Jefes de Academia, equipo de élite y maestros. Todos los habitantes de la Aldea Magna de los Elementos asistirán al evento.

Las casas han de presentarse tres amaneceres antes de la apertura del evento, a fin de congeniar entre participantes y ajustar los hospedajes.

Cada Academia poseerá diez minutos para su presentación en la Apertura; y cada Subacademia sólo contará con cinco, para agilizar el proceso. En esta única instancia podrán utilizarse los animales elementales.

Todas las comunicaciones llegarán por el mismo medio que esta. No es necesario aclarar que todo lo antes dicho es confidencial y secreto entre los participantes.

Comienza la Fiesta.
Gran Consejo.


Me quedé de piedra. Esto aclaraba muchas cosas, pero complicaba otras más.
Competiríamos junto con otros elementos. Es decir, en uno de los juegos nos mezclarían.
Gaia me transmitió alegría. Sí, debía asumir eso con alegría.
Pero algo dentro de mí no estaba tranquilo.

Orangewolf:

(off: vale pues... estuve a punto de postear la ficha de Alex...pero mejor me aguanto un poco xD por ahora solo pondre mi ficha... pero recuerden, roleros-dioses... les vigilo :Iamwatchingyou:)


Nombre:Noah

Edad: 19 años.
Descripción física: de tez pálida, cabello negro azulado, delgados, de facciones finas, 1.78

Descripcion Psicológica: Calculador y manipulador por naturaleza, suele aprovecharse de los demás para conseguir lo que quiere, pero al mismo tiempo, siempre devuelve favores a quienes le ayudan. A pesar de lo anterior, no es para nada frio, sino que se muestra encantador con los demás para poder conseguir lo que quiere, excepto con su hermana gemela. Con ella se comporta de manera diferente, pudiendo incluso llegar a rayar en lo infantil.
Dicho lo anterior, cabe destacar que "lo que quiere" no es realmente mucho, es de naturaleza perezosa, disfruta de cosas pequeñas y por lo general, se muestra manipulador y calculador para conseguir cosas de menor importancia, como dias libres, doble ración de comida y ese tipo de cosas. Algo que a Layra no le agrada para nada, ya que ella quisiera que se concentrara más en el objetivo que ambos tienen.

Historia:

Noah y su hermana Layra vienen de una familia acomodada que data de muy atiguo. Ellos son descendientes de un linaje de guerreros de fuego, todos los cuales trajeron honor a su familia. Todo iba bien, todos esperaban que ellos dos perpetuaran el linaje, o al menos uno de ellos. Uno tenía que ser el orgullo de la familia, pero en lugar de eso ambos crecieron con la habilidad de las sombras. A sus padres no les importó, ellos realmente amaban a sus hijos incluso por sobre el supuesto honor familiar, pero para desgracia de los gemelos, no toda la familia tenía esa orden de prioridades. El resto de la familia exigió que se les borrara del mapa, pues ellos no eran dignos ni de llevar el apellido de la familia, pero los padres de Noah y Layra se opusieron fervientemente, y en lugar de ello los enviaron a ambos, tras un fastuoso soborno para que nos aceptaran a temprana edad, a la academia de las sombras, con la intención de que se perfeccionaran y lograran demostrarle a su familia, que las sombras aún siendo considerada un elemento menor, podía ser tan buena como cualquier otro elemento.

Esto Layra se lo había tomado en serio, Noah lo sabía y lo utilizaba para molestarla, aunque en realidad, el tampoco lo había dejado de lado.

Noah y Layra llegaron de 12 años a la academia y nadie sabía que hacer con ellos. Los maestros, ninguno, estaba acostumbrado a hacerle clases a niños tan pequeños, aunque con las contribuciones de los padres de los mismos, motivación no les faltaba. Comenzaron a entrenar con pequeños retos, y poco a poco consiguieron que Noah y Layra se desarrollaran en el arte de las sombras. Esta servia, mas que para la guerra en si, para el espionaje. El punto era tal que la política de la academia era. "Todo alumno puede estar informado acerca de los sucesos de la academia, siempre y cuando pueda conseguir tal información"

Noah y su gemela jamás se alejaron, no por algún concepto de "la unión hace la fuerza" o algo por el estilo. Simplemente él y su hermana se llevaban bien, se complementaban, y aunque a veces - tal vez un poco mas que eso - reñían, para nadie era desconocido que sus habilidades se potenciaban estando juntos. La chica es excelente con las armas, mientras que el chico, aún en busca de su arma perfecta, se concentra más en el elemento en si.


l0bíítha_in_the_darkness

Nombre: Layra

Edad: 19 años.
Descripción física: de tez pálida, cabello largo, agarrado en coletas o suelto y color negro azulado, ojos azules, delgada, de facciones finas, 1.67m

Descripcion Psicológica: Alegre, sin problemas de hablar con la gente y fácil de entablar conversación. Muy observadora... a veces parece que lee el pensamiento (cosa que utiliza en beneficio propio). Odia que le piropeen y que hablen de ella, mal o bien. A veces es un poco falsa y impulsiva, así que mejor llevarse bien con ella. De ideas muy claras y nunca cambia de opinión.
Se lleva bastante aceptable con su hermano gemelo, con sus típicas peleas. Él intenta joderla diciendo que es el mayor, por unos segundos, y ella por haber conseguido antes el poder.

Elemento + arma: Control de sombras y oscuridad. Utiliza 2 Chakrams negras.
Historia:

Noah y su hermana gemela vienen de una familia acomodada que data de muy antiguo. Ellos son descendientes de un linaje de guerreros de fuego, todos los cuales trajeron honor a su familia. Todo iba bien, todos esperaban que ellos dos perpetuaran el linaje, o al menos uno de ellos. Uno tenía que ser el orgullo de la familia, pero en lugar de eso ambos crecieron con la habilidad de las sombras. A sus padres no les importó, ellos realmente amaban a sus hijos incluso por sobre el supuesto honor familiar, pero para desgracia de los gemelos, no toda la familia tenía esa orden de prioridades. El resto de la familia exigió que se les borrara del mapa, pues ellos no eran dignos ni de llevar el apellido de la familia, pero los padres de Noah y Layra se opusieron fervientemente, y en lugar de ello los enviaron a ambos, tras un fastuoso soborno para que nos aceptaran a temprana edad, a la academia de las sombras, con la intención de que se perfeccionaran y lograran demostrarle a su familia, que las sombras aún siendo considerada un elemento menor, podía ser tan buena como cualquier otro elemento.

Esto Layra se lo había tomado en serio, Noah lo sabía y lo utilizaba para molestarla, aunque en realidad, el tampoco lo había dejado de lado.

Noah y Layra llegaron de 12 años a la academia y nadie sabía que hacer con ellos. Los maestros, ninguno, estaba acostumbrado a hacerle clases a niños tan pequeños, aunque con las contribuciones de los padres de los mismos, motivación no les faltaba. Comenzaron a entrenar con pequeños retos, y poco a poco consiguieron que Noah y Layra se desarrollaran en el arte de las sombras. Esta servia, mas que para la guerra en si, para el espionaje. El punto era tal que la política de la academia era. "Todo alumno puede estar informado acerca de los sucesos de la academia, siempre y cuando pueda conseguir tal información"

Noah y su gemela jamás se alejaron, no por algún concepto de "la unión hace la fuerza" o algo por el estilo. Simplemente él y su hermana se llevaban bien, se complementaban, y aunque a veces - tal vez un poco mas que eso - reñían, para nadie era desconocido que sus habilidades se potenciaban estando juntos. La chica es excelente con las armas, mientras que el chico, aún en busca de su arma perfecta, se concentra más en el elemento en si.


Sabrisa

Nombre: Kaala

Edad: 18

Descripción física: pequeña y menuda, de cabello dorado largo y ojos verdes oscuros.

Descripción psicológica: es tímida y algo torpe con las cosas, sin embargo al conocerla mejor, cuando te agarra confianza, es más efusiva y demuestra sus cualidades para que la aceptes, siempre busca la aceptación de todos)

Elemento + arma: Agua, como arma usa solo su elemento, pero maneja también un arco y flechas como arma material.

Historia: por una situación complicada que ella nunca alcanzo a entender, al mostrar su potencial elemental fue mandada a una subacademia elemental del agua, en vez de a la academia del agua, este lugar era diferente en algunos aspectos y se enseñaban algunas cosas diferentes, pero de igual forma se enseñaba el control del agua en sus diferentes estados, ella no conoce a sus padres ni a algún familiar, tiene algunos amigos en la academia, pero con quien mejor se lleva es con su tutor elemental y con su Grifo de agua, que es un animal grande, de color blanco azulado, mitad águila mitad león.

avatar
Inu Wolf
Alfa
Alfa

Mensajes : 341
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Ver perfil de usuario http://elbosque.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Inu Wolf el Sáb Ago 04, 2012 8:33 am

PIKI
(Off: todos aceptados. Buena advertencia, Inu. Una pregunta, a alguien más se le estira exageradamente la página? Creo que o es una imagen o es una firma)

Vadian me palmeó el hombro.

- La calma del vapor, la suavidad del agua, la fortaleza del hielo. -me dijo. Asentí con los ojos cerrados.
- Tendré que entrenar duro. -abrí los ojos y lo miré.
- Y con todas las armas y estados. Controlarás mejor tu bastón, es necesario llamar a las nubes en la presentación.

Salí por la misma entrada por la que había llegado. Ahora todos se arremolinaban buscando un rostro al cual preguntarle. Lo sabía, y por aquello mismo, apenas me vieron y se acercaron, alcé esquirlas de hielo delante mío.

- Si necesitan saber lo que sucede, vuestros maestros lo dirán.

Y me marché, dejándolos atrás. Se miraron entre ellos y gritaron algunas cosas. Esperaba que ninguno me siguiera, y así fue.
Busqué a Brosnof en la cueva y me subí a su lomo, pateándole el costado con suavidad. Remontamos pronto el cielo y subimos por entre los árboles, dando rodeos aéreos a la Academia. Le chisté y bajamos hasta que con sus garras y mis pies pudimos tocar el agua del lago que obviamente lindaba con los edificios.
Brosnof, al ser un grifo más bien de hielo como yo, espiraba sobre la superficie del lago y la cristalizaba durante unos momentos. Me tranquilicé en el vuelo y consideré una posibilidad.
Era el momento de demostrar que valía el puesto que me habían asignado. Pronto conocería al resto del equipo de élite, que sabía era mayor que yo. No habían chances de mostrarme débil. Ni arrogante, ni altanera. Simplemente, autosuficiente.

]size=18]ORANGEWOLF[/size]

Salí de mi habitación temprano, como siempre, porque al amanecer y al atardecer las sombras aumentan, lo que siempre me ha resultado mas cómodo y bastante útil para el entrenamiento. Al pasar por el pasillo que daba al comedor, vi que en el campo de entrenamiento estaba Dann, uno de los mejores estudiantes de la academia, entrenando como cada día. Era genial, capaz de cualquier cosa y además, era mi mentor extra-oficial. Él fue quien me entusiasmo para que siguiera aprendiendo sobre las sombras, y más que eso, me comenzó a ayudar. Cuando recién lo conocí no me explicaba su forma de entrenar, siempre lo hacia de noche, cuando no hay ninguna sombra.

Luego, el me explico que la noche es solo una gran sombra, y que con el poder suficiente, también podía ser manipulada. Era algo interesante, pero demasiado avanzado para mi aún.

La madrugada se me pasa muy rápido, estaba entusiasmado, pues mi primera clase del día era armas, y tan solo la clase anterior, le había pedido permiso al maestro para cambiar, una vez más, de armamento. Estaba seguro que mi nueva idea no iba a hacerle demasiada gracia, pero confiaba en que mi teoría me sirviera.

Cuando ya había demasiada gente para mi gusto, me retiré a desayunar, luego de haber gastado demasiado tiempo en modificar mi “arma secreta”.

-Estas lleno de… de… que es eso?

Noah: eh? Creo que aserrín…

- Tú y tus locuras… apresurate o te quedarás sin desayunar

Noah: Sabes tan bien como yo que eso no pasa.- Me reí, al igual que mi compañero de habitación y me metí a duchar. Cuando salí, en efecto era tarde. Salí por el pasillo aún abrochando los botones de mi camisa hacia el comedor, no sin incomodidad por como se me quedaban mirando algunas chicas. Tras unas caritas a la cocinera, consegui un desayuno de lujo, suficiente para arrancarme una sonrisa por la mañana, cosa que… bueno, de todas formas no era tan difícil.

Me devolví a mi habitación a paso lento, según mi reloj de bolsillo, tenia media hora aún antes de mi primera clase.

-Seguramente ella ya está allá…- Era la clase favorita de mi hermana, asi que mas me valía llegar temprano. Iba pensando en ello cuando, al abrir la puerta, algo llamó mi atención. Era una nueva carta, al verla sonreí.
Últimamente me llegaban cartas perfumadas de parte de una autora anónima, lo cual en cierto sentido me parecía cursi, pero también divertido. Me agaché a recogerla, la abrí sin leerla y examiné el papel y el sobre, pero nuevamente no habían pistas. << Tan cuidadosa como siempre>> No estaba interesado en una relación, no veía en ello nada beneficioso, pero me entretenía con esas cartas. Me la guardé en el bolsillo del pantalón, fui por mi paraguas y salí hacia el campo de entrenamiento, hacia un sol radiante.

Al llegar allí, vi a uno que otro afilando sus armas, mientras los otros practicaban dando estocadas al aire, o apuntando a muñecos.

-Veamos…ella debería estar…- no acabé de murmurar cuando sentí su mano rodeando mi cuello

Layra: hey! Hermano! .- me dijo con una sonrisa maligna.

Sabía que seguramente se había enterado que había pedido cambiar mi arma una vez más, asi que antes de que pudiera decir nada, me alejé un par de pasos por seguridad.

-Esta…- dije levantando el paraguas- … es mi nueva arma.

Su cara me resultó, como pocas veces, inentendible. No sabía si explotaría de rabia por no tomármelo en serio, o de risa.

SABRISA
-No, no no, concéntrate-me gritaba Briann, mi tutora en el manejo del agua- lo haces mal otra vez.

-ahh!!- exclame al sentir el agua fría caer y "explotar" sobre mi-lo siento, me he desconcentrado.

-lo haces de nuevo, inténtalo otra vez y ahora mas te vale que te salga bien-me dijo ella con las manos en la cintura, yo me levante y moví mis manos hacia el arroyo que pasaba en esta área de entrenamiento, con algo de dificultad logre alzar una cantidad reglar de agua.-ahora cambia su estado, dale una nueva forma.

-si, señorita-dije y me concentre en hacer cambiar las propiedades del liquido como varias veces me habían enseñado, dándole forma y moldeándolo a mi gusto, la superficie comenzó a cambiar, convirtiéndose en hielo-ya casi lo tengo, Briann.

-cuando este listo lánzalo contra el objetivo-me dijo ella sin prestarme atención- intenta que esta vez no se derrita o destroce con el impacto, no te desconcentres o el agua volverá a su estado original.

yo asentí y cuando note que la lanza de hielo estaba al fin terminada le di impulso hacia el objetivo y esta vez la lanza se quedo clavada en el centro marcado.

-ah!! mira Briann!!-le dije entusiasmada-lo he logrado!! no se ha deshecho!!

-gotea- dijo Briann mirándola mas de cerca, yo la mire y era verdad, estaba comenzando a deshacerse- no estaba completamente congelada, pero debo admitirlo, has avanzado bastante, sigue practicando, tengo que ir con el líder de la academia, me han mandado a llamar.

-como lo...- me interrumpí al notar que en el cielo había tres grifos de agua uno, el de color azul, era del líder de la subacademia, el segundo, de un color azul claro con blanco, era de Briann, y el tercero, note con alegría, de un color blanco azulado y plumas de diferentes tonos de azul, era mi compañero, Arget.

-bueno, parece que tu también vendrás- dijo ella con tono de sorpresa, los grifos aterrizaron frente a nosotras con un elegante movimiento, Arget era el mas pequeño, también el mas joven, Briann se acerco a los grifos con una reverencia que ellos aceptaron con un movimiento de cabeza, yo la imite y también fui aceptada, entonces Briann saludo al grifo del líder de la subacademia con un ademan respetuoso que se usaba con los superiores y después subió a su grifo.

-lo haremos de nuevo, eh, Arget?-le susurre el me permitió subir a su lomo y yo me asegure con las piernas y enterré mis dedos en las plumas de su poderoso cuello, con un sonido a medias entre un ronroneo y un chillido salio de su pico, entonces el Grifo azul levanto el vuelo seguido del de Briann y al ultimo Arget, tenia tiempo que no volaba en el.


al llegar a donde se encontraba el líder de la subacademia, un lindo lugar con una cascada, ambas bajamos del grifo y ellos se alejaron hacia un lugar del acantilado, el líder nos indico que nos acercáramos y las dos lo hicimos.

-siéntense por favor-tengo que hablarles de algo importante, nos sentamos- el dia de ayer llego esta carta del consejo, le daré lectura.

A los campeones de las Academias Elementales.
Desde tiempos inmemoriales cada Academia ha demostrado sus destrezas frente a las otras en combates dignos de ser recordados, luchas que descansan en códices custodiados para preservar todas aquellas hazañas.
No hay ánimo de enfrentar a los elementos, tan sólo de recordar la eterna hermandad reinante entre todas las facetas de Natura. Academias y Subacademias competirán en un rodeo de veintiocho días, un ciclo lunar completo, con diferentes etapas y pruebas...

al terminar con la lectura, el líder bajo la carta y nos miró.

-Briann, tu alumna ha sido seleccionada como alumno de élite hace poco, y la subacademia no tiene muchos de ellos, así que Kaala, tendrás que asistir a los juegos junto con otros alumnos de la élite-dijo con seriedad, acariciando su barba- Arget puede acompañarte, de todas formas, partirán dentro de poco, espero des lo mejor de ti y traigas honor y gloria a tu academia, pueden retirarse.

las dos nos despedimos y subimos al lomo de nuestros grifos, que nos llevaron a nuestro centro de entrenamiento, Briann no dijo palabra en un buen rato, yo me dedique a convertir agua en vapor, creando una pequeña niebla, el cambio de estado era lo que mas se me dificultaba.

-saben que no estas lista!- estallo al fin Briann- te están enviando por ser de los mejores alumnos, pero aún no estas lista, lo único que hacen es obligarnos a perder nuestros mejores alumnos, casi no tenemos y aún asi los perdemos de esta forma!

-pero que dices Briann! el líder confía en mi, y estoy segura de que lo haré bien-le dije mientras la pequeña nube formada comenzaba a convertirse en una pequeña llovizna- entreno duro y aunque no sea muy buena, haré mi mayor esfuerzo, lo prometo.

ella me miro de forma extraña y se comenzó a reír- tienes razón, ademas de que les demostraras a todos que la subacademia del agua también tiene poder-dijo sonriendo- descansa por hoy y prepárate para todo lo que viene, tu también Arget, tendrás que llevar a Kaala todo el camino, alguien debería decirles a los del consejo que los grifos no son bestias de carga, es casi imposible domarlos, y apenas conseguimos que nos dejen montarlos, vete ya y descansen.

-nos vemos mañana, Briann- le dije haciendo una reverencia a ella y su grifo, después Arget me dejo subir a su lomo y volamos a mi habitación.

l0bíítha_in_the_darkness

Mi hermano llamó la atención de todos los allí presentes, que quedaron mirando su paraguas, para posteriormente llevar la vista al cielo y quemarse los ojos con aquel sol.
- Aaaaahjajajjajajajajajajajaaj - me empecé a reír escandalosamente llevándome las manos a la barriga y rompiendo aquel silencio. - Ai ai ai - reí aún, y al ver lo serio que me miraba mi hermano noté que me fallaban las piernas. - Estás de coña. (?)
- Em... no - dijo él sin cambiar la cara. Eché una mirada de terror a mi alrededor buscando a Nikko, el segundo mejor alumno de clase de armas, del cual llevaba enamorada desde que llegué a la academia. Éste murmuraba con otro chico.
- Je je je je - me acerqué a mi hermano con cara de poseída y al borde de un ataque de nervios. Le cogí del brazo y le empujé a un rincón.
- Tú... tuu ...sdaadasasdsfadHG

]size=18]ORANGEWOLF[/size]

Me dejé empujar, sin entender el por que de ese cambio radical.

Noah: Cálmate o te enfermarás.- suspiré, notando que la bulla de los demás aumentaba.- yo...yo...yo...que?

Layra: - Tú... tú me estas dejando en ridículo delante de.. delante de todos! - suspiró de una manera parecida a un bufido.-Dime que pretendes hacer con un paraguas ah?? Más te vale hacer magia con él...o...o algo asi

Noah: ¿ Y a ti que te importa lo que piensen todos?- miré alrededor y sonreí- más me parece que te importa la opinión de otra persona...- no era un traidor, no iba a decir su nombre con cualquiera escuchando.- Además, un paraguas puede ser mortal- le dije apuntandole con él y lo abrí de golpe, haciendo que retrocediera de un saltito, me eche a reir y ella me dio un golpe en la cabeza.- tsk... cuida tus manitas.- cerré el paraguas.- Ya verás de lo que soy capaz.

Mi hermana estaba por decir algo cuando el maestro apareció. Todos nos alineamos rapidamente y el nos pasó la mirada por encima a cada uno.

- Noah, al frente.

Di un paso adelante y el se acerco, camino a mi alrededor, pero finalmente se rindió y se cruzó de brazos frente a mi.

- ¿Y tu arma, Noah?

Esperaba que se lo tomara con humor.

Noah: es esta.- levanté mi paraguas.

El maestro no le hizo nada, simplemente llamó adelante a uno de nuestros compañeros y me apunto

- Ayudale a probar su arma.

Se notaba que no andaba de humor, asi que no quise alargar mas lo inevitable y me fui a tomar posición. De inmediato me puse a examinar todo. Mi contrincante me subestimaría, obviamente...quien no? Además de eso, nadie se había fijado en las modoficaciones que le hice. La punta mucho mas filuda, y el cambio del palo de madera por uno de metal resistente. Mi contrincante tenía una espada. Bastante tradicional, la había usado antes y era una de las cosas que mejor se me daban, tal vez eso también fuera un punto a mi favor.
Me puse en guardia y esperé, pero mi rival hizo lo mismo. Al ver que no atacaba se encogió de hombros y se me fue encima, revestí de sombras el paraguas y lo choqué con la espada, pero el peso de ese acero contra el metal liviano no me jugó a favor y tuve que utilizar aún mas fuerza para que el paraguas no saliera volando. No me quedó de otra asi que tuve que comenzar a retroceder, frenando sus estocadas con mi paraguas, hasta que ya no pude mas, entonces abrí el paraguas lo que desconcertó un segundo a mi contrincante y yo lo aproveché para atacar con la punta afilada que tenía mi paraguas. Sentí que se enterraba contra él, pero no alcanzaba a ver donde. Él dio un grito de dolor y con un golpe de su espada lanzó lejos el paraguas abierto y de paso me hizo un corte en el brazo.

Noah: Agh!- gruñí también, retrocediendo de un salto, vi su brazo sangrante. En circunstancias normales el maestro habría detenido el combate, porque era algo extra-oficial donde ninguno traía armadura o algo, pero se notaba en su rostro que lo disfrutaba, que quería darme una lección.

Él volvió a arremeter y yo me hizo a un lado, viéndome obligado a rodar sobre la tierra para no quedar como coladero. Vi su espada levantarse, y entonces vi mi oportunidad. En todo el campo, solo el y yo producíamos sombras, lo que comúnmente era insuficiente para hacer ataques con sombras. Entonces entró en juego el paraguas abierto. Desde él atraje las sombras y dándole forma puntiaguda, se la puse en el cuello. El a su vez tenía su espada a centimetros de mi columna.

- ¡Suficiente!.- dijo el maestro acercandose.- Es un empate. Pero Noah, este entrenamiento es con armas... y si bien tu paraguas sirve para hacer sombra, no creo que cuente fuera de esta clase. Continúa con tu espada.

Dicho esto, deje ir las sombras y senti como la vaina de mi contrincante sonaba al guardar la espada. Me levanté, suspirando. << No resultó como esperaba...>>


l0bíítha_in_the_darkness

Me alejé de allí rápidamente. Ya había pasado suficiente vergüenza por hoy y sólo tenía ganas de enterrar mi cara en la almohada de mi cama.
Vamos... pensabas que sería peor - dijo una vocecita en mi cabeza -aunque tampoco le sirvió de nada el numerito, le prohibieron su invento.
- Agh estúpido Noah - susurré bajito.
- Si no fuera por la apariencia, no diría que es hermano tuyo - me sobresaltó una voz por detrás.
- ¡Nikko! - suspiré entrecortadamente - Me has asustado...
- Perdona - rió mientras andaba a mi lado. Nikko tenía la misma edad que yo y mi hermano, aunque aparentaba más por su físico. Era alto, con los ojos color miel, pelo castaño y siempre despeinado. A mi y a algunas otras se nos caía la baba al pasar. Era bastante avanzado con los poderes... casi tanto como Dann, pero a diferencia de que no se llevaba muy bien con Noah...
- Tenemos alguna diferencia sí.... - dije desviando la mirada para que no viera mi sonrojo. En ese momento vi a Noah mascullar maldiciones mientras se liaba el brazo con un trozo de tela y andaba hacia la enfermería.
- Ves - me dijo Nikko. Hasta ese momento no me había dado cuenta de que nos habíamos parado - Anda, acompáñale - recomendó riendo. - te veo luego en el comedor ¿vale?
Le lancé una mirada de disculpa y luego le sonreí - Vale.

]size=18]MUJERLOBA[/size]

(off: oye, una preguntita….el rol está ambientado en la edad media O.o?)
Miro hacia el suelo encharcado mientras le doy vueltas a la misma pregunta y escucho las pisadas húmedas y cada vez más lejanas de Sam. Me percato de que estas paran. Sam se ha detenido. Levanto la vista para encontrarme con los ojos ámbar de mi “mentor”, que mantiene la boca abierta para decirme una última cosa.
-No le des más vueltas, Michael –comienza-… le encontrarás en el gimnasio, te está esperando…
Le miro sin mostrar emociones, tan solo dirijo mi rostro empapado hacia él y deslizo mi mirada hasta encontrar la suya. Observo cómo se aleja con la cabeza gacha, con esa costumbre que tienen algunas personas de esconder la cabeza de la lluvia. Me quedo mirando como su cuerpo desaparece al entrar por una de las muchas puertas que dan paso a la academia.
Cuando su sombra desaparece, me dirijo hacia el gimnasio, un lugar al que no suelo ir mucho pues prefiero entrenar en la tranquilidad y la soledad que el bosque me ofrece, con el cantar de los pájaros y el balanceo de los árboles por acción del viento.
Tardo más de lo normal en llegar, pues al no ir a menudo no sé muy bien donde se encuentra, pero tras 10 minutos ya me encuentro enfrente de él. Abro la inmensa puerta y asomo la cabeza. No hay nadie, todos está oscuro, salvo por la escasa luz que entra a duras penas por las sucias ventanas que tiene aquella estructura. Me adentro por la gran puerta y entro en el gimnasio. Se puede escuchar el eco de mis pasos. Puedo divisar una figura apoyada en una pared, con una expresión de seriedad. La lógica me permite saber que él es mi compañero. Distingo su rostro con mayor claridad cuando, al abrir la puerta por completo, los rayos de luz entran e inundan un poco más la estancia. Me sorprendo al ver que estoy delante de…
-...¿Mako? –Pregunto mientras me acerco con indiferencia, pues conozco su actitud...
Si los ojos no me engañaban estaba delante de Mako. Llegó aquí a la edad de 6 años, cuando yo casi tenía 5… Ese chico llego con unos sentimientos demasiado conocidos para mí entonces: el odio, la soledad, la amargura... Sin embargo, conocí a aquel niño cuya mirada siempre mostraba una profunda seriedad y algo de melancolía. Aquel niño creció y se ha convertido en capitán de la élite. Yo aprendí que el odio solo es un peso que te impide avanzar, aprendí que a veces olvidar es bueno, olvidar las cosas malas y recordar las buenas. No me amargo por no haber podido conocer a mis padres, por no haber podido experimentar ese tan conocido amor maternal o el consejo de un padre. En mi opinión, el odio es una carga que impide controlar mejor tus poderes, es algo que te impide contener algunos de tus ataques, a veces no se controla la intensidad…lo sé por experiencia, pues cuando conocí a Mako el odio y la soledad tenían la misma presencia en mi corazón…

PIKI

(Off: punto para Yael. El rol es en una especie de interín Edad Media-Edad Moderna. Lo aclaré al principio. Pido por favor que se mantengan en los escenarios debidos para no desencajar históricamente. Luci y yo nos bañamos a lo cavernícola y Yael tira cajitas de jugo en basureros, omg jajaja)

Cuando volví del paseo algo había sucedido. Tenía el carácter templado, como si estuviera medianamente preparada para el hecho de tener que enfrentarme a otros.
Fui a ver a Vadian, y encontré a Angus con él y a su mentor Bentos, en el muelle y a punto de partir hacia el islote del lago, que tenía mucha vegetación, donde podíamos conversar.
Me uní a ellos y a nuestros grifos les encargamos objetos de valor y ropas. Ellos los cruzaron hasta el islote, mientras nosotros nos lanzábamos del muelle en un clavado y cruzábamos a nado.
Era la unión plena con el agua, el nado, sacar la cabeza para respirar, pero dentro sentir que cada pequeña gota de agua nos sostenía y nos mantenía vivos.
Cuando llegamos al otro lado cada uno quedó húmedo, pues tener agua sobre el cuerpo era un privilegio.

- Hay que hablar. -dijo Vadian.

Nos internamos en el bosque y al final nos quedamos sentados en cuatro rocas salientes al borde de una caía de agua.

- Quiero que peleen mal. -nos dijo mi tutor.
- Es fundamental -agregó Bentos.
- ¿Nos hacen pelear en la élite y tenemos que hacerlo mal? -dijo Angus, robándome las palabras.
- Angus, si luchan bien los adinerados pagarán por sus combates, y en los ilegales no hay jueces que los detengan. Morirán y será un desperdicio. -replicó Bentos.
- ¿Y si nos entrenamos para ganar los ilegales? -enfrenté yo, ya malhumorada.
- No funciona así, lo sabes. El fuego y el rayo están entrenado muy duro. Los reducirían a cenizas a menos que fueran verdaderos maestros. Ustedes están destinados a algo más grande que morir por las apuestas de esos viejos. -Vadian se había enojado.
- ¡Tú también vas a decir que es un elemento débil, ahora veo! -gritó encolerizado Angus. Iffis, su grifo, detrás, aleteó con fuerza. Los elementales de agua lográbamos tal unión con nuestros grifos que nos transmitíamos ciertas emociones intensas. Brosnof, detrás, coceaba.
- Ustedes dos podrían ascender de rango inmediatamente al volver, y luego no tendrían que enfrentarse a nada de eso. Serían dos maestros sin igual. -reafirmó Vadian.
- Kitt, tú siempre repudiaste las guerras. No entiendo por qué ahora quieres pelear. ¡Matarás a otros muchachos de tu edad! -me marcó Bentos.

Me quedé en silencio. Angus había comenzado a evaporar, involuntariamente, el agua sobre la roca donde estaba parado. Yo formé esquirlas junto a mis pies.

- Eso es cierto. Tú lo dijiste. -ahora Vadian hablaba con suavidad pero autoridad- Pelea al límite para mantenerte viva hasta el final pero no demuestres perfil alto. Te queremos entera para el fin de la Fiesta.

Nos quedamos callados los dos. Enviarnos a no pelear era estúpido, pero tenían razón al decir que nunca habíamos querido combates sangrientos. Angus era más agresivo.

- Comprende, Angus. Ser valiente no es lo mismo que ser estúpido. Piénsalo, te mantienes al borde y luego podrás volver de una pieza. -intentó de convencerlo Bentos.
- No me importa. Si me eligieron para batallar y traer honores a la Academia, obedeceré lo que dijo la carta y el Jefe.

Angus saltó y se escondió en el bosque. No volvería a tierra, lo conocía, pero yo tampoco sabía qué decirle si lo seguía.
No estaba convencida. Entendía lo que me estaban pidiendo, era lógico de esta manera, pero los que pagaron por mi lugar iban a despotricar.

- Nos quedaremos aquí. -me dijo Vadian. Asentí y me marché.

Subí al lomo de Brosnof y dejé que me llevara. Encontré a Iffis volando con Angus encima y lo seguí de lejos.
Recorrimos distancias largas para volver al atardecer. Cuando nos bajamos, nos sentamos lado a lado en la playa de la la isla, sintiendo las pequeñas olas del lago sobre los pies.

- Tienen razón, Angus. -le dije sin mirarlo.
- Kitt, si tuvieras la oportunidad de arreglar tu pasado con la Academia del Fuego, ¿no lo harías?
- No de esta manera.

Angus calló. Tomé aire y volví a hablar. Tracé un plan.

- Entrenamos mucho. Combatimos bien, pero mediocres, de perfil bajo. Así ascenderemos hasta los finales. Si ganamos, vendremos igual en buena manera a la Academia. No hay que alzar la cabeza todavía. -le dije.
- ¿Y si quiero pelear con lo mejor que tengo? -me dejó callada. Lo pensé unos minutos.
- Analizaremos a las otras Academias. Si lo creemos necesario, daremos todo lo que tengamos.
- ¿Y cómo sé que vas a cumplir con eso?
- Nunca te mentí. No seas estúpido. Nunca te dejaría solo.

Nos miramos fijamente. Asentimos los dos y volvimos con nuestros mentores.

- Vamos a hacerlo. -Angus tomó la palabra.
- Pelearemos bajo para no morir. -pero omití el resto del plan. Vi que Angus abrió un poco los ojos.

La Fiesta, para nosotros, empezó ese día, en el que nos llevaron al cráter apagado de un volcán, lleno de agua.
El entrenamiento había empezado.

SABRISA

-vale, concéntrate-me decía a mí misma mientras intentaba juntar todo el vapor que me rodeaba para formar una nube, pequeñas gotitas de agua se formaban empapando mi ropa y cubriendo mi piel, Arget chasqueo el pico en señal de aburrimiento-lo siento Arget, pero me cuesta trabajo manejar el vapor.

Arget agito las alas, dispersando la niebla.

-Arget!! No hagas eso, ya me cuesta bastante trabajo- entonces note como el vapor hacia espirales con el viento producido por Arget-aunque tal vez... veamos.

el vapor era mucho más ligero que el agua, no podías moldearlo por la fuerza, pero... si usaba un impulso menor, pero constante, como el viento... lo intente, con una fuerza pequeña y la intente ejercer de forma uniforme sobre un poco del vapor, sorprendentemente, este se encerro, como en una capsula y pronto formo una pequeña nube

-lo hice! lo hicimos Arget!!-le dije emocionada, mientras la nube se convertía lentamente en vapor o en agua en la parte baja-woa, eres increíble.

Arget me miro como si no le importara lo que yo hacía, pero su postura demostraba orgullo.

-sabes, es peligroso ir a donde iremos-le dije pensativa-incluso, por lo que he oído, podríamos no regresar, pero daremos nuestro mejor esfuerzo, no? tal vez no ganemos, pero seguro podemos dar batalla.

-eso es justo a lo que se supone que vas-dijo una voz detrás de nosotros, Arget soltó un chillido irritado- o en verdad crees que podrás ganar?

Morman, el hermano de Briann, nunca le caí bien y siempre me considero una niña chillona, era mayor que yo y el y su alumno seguro irían también.

-no se supone que deberían ir solo los más fuertes, maestro?-dijo un chico detrás de él- por que mandan a niñitas? solo nos quitan espacio y son una molestia, en especial si no controlan bien su elemento.

-yo...yo si controlo el agua- dije con la mirada baja, Arget aleteo y chasqueo el pico amenazante

-pobre grifo, se lo asignaron a la estudiante de elite con mas bajo nivel, seguro lo forzaron a someterse-dijo morman- seguro tu podrías vencer a kaala sin moverte de tu lugar.

-claro que podría, ni siquiera se merece ser de elite-dijo su estudiante mirándome con algo de desprecio, eso me hizo sentir mal- si le gano, la echaran del equipo, no?

-solo si le ganas justamente-dijo la voz de una chica y Briann salió de la niebla-para eso debe estar presente el maestro del otro lado y un mediador, podría llamar a kateki.

-de verdad quieres que enfrentemos a nuestros alumnos?-dijo morgan- creí que estabas en contra.

-Briann! pero si tú dices que no nos debemos enfrentar entre compañeros!-le dije seria- además esta vez hay batallas en equipo, no es necesario pelear por separado.

-vamos kaala, ya no eres una niña-me dijo sin mirarme-no irás a decepcionarme, verdad? tú ya me has superado en varias cosas, es hora de que honres a tu maestro, han insultado a tu grifo, y te han insultado a ti, no lo permitas.

-tiene razón, maestro-le dije alzando la cabeza, tal vez era hora de ver cuánto había aprendido desde que llegue aquí.


(off: me dice inu que ya metí la pata xD lo siento... parece que el animal del agua era un hipogrifo...y yo puse un grifo...pero ya me confundí, porque en su último post piki también pone un grifo...así que...piki! es un grifo (mitad león) o un hipogrifo? (mitad caballo)?)

PIKI:

(off: Uh, mala mía, me olvidé mientras escribía. son HIPOgrifos.
Off2: Kristof se retira del rol. Con un poquito más de tiempo borro sus posts como me pidió)

ORANGEWOLF

No había resultado como esperaba, aunque había logrado solucionar el problema de la falta de sombra, no conseguí transformar el paraguas en un arma ciento por ciento efectiva. Eso me enfurecía. Mi maestro insistía en que me quedara con las espadas, que ese era mi fuerte. ¡Era un poco difícil que no lo fuera cuando a mi hermana y a mi nos había entrenado con ellas desde pequeños.! Se suponía que seríamos guerreros de fuego con espada, como todos nuestros antepasados. Al llegar a la academia ambos intentamos deshacernos de todo eso; mi hermana porque quería probar que siendo diferente también podría traerle honor a la familia, y yo porque no quería conservar nada que viniera de mi familia con excepción de nuestros padres. Layra había tenido más éxito que yo en ese sentido, ya que ella se había entrenado con los Chakrams todo este tiempo mientras yo seguía en la búsqueda de un arma adecuada.


De pronto sentí pasos tras de mi, voltee y era ella.


-Ya…ya no me mires asi. Tal vez no fue tan buena idea después de todo.- Ella era una de las pocas personas a las que podría admitir un error.

- No se en que estabas pensando cuando se te ocurrió esa estúpida idea.... - dijo mirándome el brazo magullado - vamos, yo te acompaño.


Suspiré, estaba a punto de contestarle cuando advertí una presencia a nuestro lado.

-Gran Maestre.- Balbucé sorprendido, y acto seguido incliné la cabeza como signo de respeto al tiempo que mi hermana.

-Buenos días estudiantes ¿ Puedo hablarles un segundo?

Con mi hermana nos miramos. Ambos sabíamos que eso no era una petición, sino una orden, asi que asentimos.

-Noah, me enteré de lo que sucedió hace un rato. Algo imprudente de tu parte ¿no?

Bajé la cabeza y asentí, no estaba en mis planes que el se enterase.

-Me alegra que lo reconozcas, así ahorramos tiempo. Sabes lo que viene ahora ¿correcto?

En ese momento mi hermana me trituró el brazo que mantenía sujeto, signo inequívoco de su enfado.

-¿castigo?
-¿eh? No, no… yo pensaba en felicitaciones.
-¿¡Qué!? – fue una exclamación al unísono de Layra y de mi.
-Noah, lo que hiciste demuestra en parte una falta de seriedad de ti hacia a clase…pero, cualquiera que logre un empate en un combate en el que el enemigo tiene una espada y el otro un paraguas merece ser felicitado. Además, fue un adecuado uso de las sombras.
Una sonrisa se fue formando poco a poco en mi rostro mientras, paralelamente la de mi hermana se mostraba desconcertada.

-Tambien quería felicitarlos a ambos por su desempeño en las batallas de pareja. Se complementan realmente bien.

Ahí fue cuando el pecho de mi hermana comenzó a llenarse de orgullo y le agradeció de manera efusiva.

-Gemelos, desde ahora ustedes pasaran a formar parte de los alumnos de élite. Espero que sepan corresponder a este honor.


En nuestra academia la jerarquía de los cursos es por capacidad, obviamente. De acuerdo a esta, Layra y yo estábamos en tercera categoría, osea que aún nos faltaba otro nivel para poder aspirar a la elite. Por ello, la declaración del Gran Maestre nos tomo por sorpresa.

-Sin embargo.- continuó el maestro, haciendo caso omiso de nuestro mutismo.- ustedes necesitan entrenar. Layra, además de tus Chakrams, necesitas mejorar en la manipulación de las sombras. En cuanto a ti, Noah, deberás trabajar las espadas y-

-Gran Maestre.- le interrumpí de la manera mas respetuosa que fui capaz.- Mi arma no es la espada.

-Alumno, tu arma, aunque posiblemente de manera momentánea, es la espada, y debes trabajar con ella, así como con todos los otros tipos de armas ¿Entrendido?

-Si señor.

- Bien, eso e slo que se espera de un alumno de élite. Aunque por las dudas, Layra, te dejo a cargo de su entrenamiento con armas por el día de hoy, asi como dejo a Noah a cargo de tu entrenamiento de sombras ¿esta claro? – hizo una pausa para ver nuestras reacciones- Otra cosa, gemelos, preséntense por la tarde en la sala del consejo. Tienen el resto del día para su entrenamiento.

Ambos nos miramos extrañados, luego volvimos al maestro y asentimos.

-Bien bien, es todo.- dijo justo antes de retirarse un par de pasos hasta la sombra de un árbol y desaparecer. Viajar entre las sombras era útil, pero bastante agotador si no se tiene un buen entrenamiento previo.

En mi caso, hace poco había logrado dar viajes cortos, pero solo eso. Cuando intenté ir más allá, acabé desmayado en algún lugar del bosque.
Mire a mi hermana, pudiendo sonreir ahora que el Gran Maestre se había retirado.

- ¿Que piensas ahora de mi batalla?

l0bíítha_in_the_darkness

Me quedé atónita del orgullo que sentía en mi pecho y me tomé unos segundos para asimilarlo. El Gran Maestre había ordenado que nos complementáramos para enseñarnos cosas el uno al otro... no sabía si pensar en que era una buena o mala idea.
- Da..... - dudé - Me has dejado en ridículo y eso jamás te lo perdonaré. - refunfuñé. - Vale, puede que haya sido algo "nuevo" y "experimental" que me parece bien, pero... esto no es un circo Noah, tenlo en cuenta.
Mi hermano suspiró y puso los ojos en blanco. Lo tomé como un asentimiento y le di un empujoncito cariñoso para que volviéramos a andar.
En la enfermería nos encontramos con el alumno con el que había luchado Noah, que también había ido a curarse. Éste nos dedicó una mirada furtiva que mi hermano fácilmente ignoró, y yo devolví.
El corte no le había llegado al hueso, por tal la enfermera se limitó a limpiarle la herida y a vendársela, recomendándole unas curaciones que Noah aceptó sin rechistar.
- Comenzaremos con mi entrenamiento con espada en cuanto acaben las curaciones. - habló mientras nos dirigíamos hacia el patio exterior. - Iniciemos con las sombras, para no andar perdiendo el tiempo ¿de acuerdo?
- Está bien... - dije mirando la posición del sol - Bueno yo... me tengo que ir, se hizo un poco tarde jeje - mi hermano me miró de reojo y leí en su mirada un "¿tarde para qué?"
- ¿Qué? - susurré avergonzada. - Solo voy al comedor...
- Ya, claro - rió Noah guiñándome un ojo - mejor te busco luego....

No me hizo falta ni entrar al comedor. Nikko esperaba sentado en el escalón de fuera, rodeando sus rodillas con los brazos mientras masticaba una ramita de alguna planta. Me quedé unos segundos observándole hasta que se dio cuenta de que estaba allí. Sonrió.
- ¡Eh hola! - se levantó quitándose la ramita de la boca y tirándola.
- Perdona... - me disculpé - ¿Llevas mucho ahí?
- Todo el tiempo es poco para esperar la llegada de una bella dama - dijo con una reverencia. Debí ponerme muy roja por la expresión tan graciosa de su cara. - ¿Qué tal?
- Bueno bien, aún con el olor a sangre en mi cabeza - dije con mala cara.
- ¿En serio? Vaya... si quieres podemos ir a comer algo. - señaló la puerta de detrás - Hoy hay espaguetis para comer y eso huele muucho mejor.

Acepté con agrado al darme cuenta de que mi estómago estaba totalmente vacío al no haber desayunado. No quería que Nikko oyera los rugidos del hambre y de los nervios.
La comida fue genial. Había poca gente en la sala y nos dio oportunidad de hablar y conocernos un poco mejor. Hacía varios años que íbamos juntos a la academia, pero sólo en éste último él se había dado cuenta de que existía y yo era la más feliz de todas.
Nikko era perfecto. Como esperaba que fuera, y no entendía como él y Noah se podían llevar mal.

- Estoy llena - susurré tocándome la barriga. Ya andábamos paseando por los jardines cuando la gente empezaba a entrar a comer.
- ¿Sí? Me alegro pues - asintió realmente contento - Pero cuidado - dijo poniéndose serio de repente - No me revientes aquí mismo que me sé de una que me hará limpiar.
- Ja Ja ¡gracioso! - le di un codazo para luego carcajearnos los dos.
Nos sentamos en un banco al pie de un árbol que hacía sombra. Yo no paraba de parlotear sobre mi vida y demás cosas, excepto cuando me veía interrumpida por esos estúpidos bichitos amarillos y negros con alas. Ahí era cuándo yo me ponía a gritar y él se reía tratando de espantarlos.
Llegó un momento en que no los espantó más. Formó una burbuja negra que sostenía flotando en su mano, y dentro de ella se agolpaban las abejas que deseaban con ansia salir.
- Vaya, gracias - suspiré maravillada - es increíble.
- Observa ahora - me señaló. Lo que era una simple burbuja con los bordes negros, pasó a ser una esfera completamente negra donde no se veía el interior, y al dejar de sostener la esfera con su mano, desapareció dejando caer al suelo las abejas, ahora muertas. Fruncí el ceño.
- Esto lo podrías hacer tú si lo practicas - silbó apoyando la espalda en el banco. La verdad es que no me gustaría para nada aprender lo que acababa de hacer.
- Es un poco triste - Nikko se calló y me miró.
- Llevas una hora pataleando por esas cosas.
- Ya, ya lo sé... -dejé pasar unos segundos - me refiero al concepto que le estás dando - mi voz sonó mas ruda y seria de repente - ¿Te das cuenta? Le puedes dar muerte a un ser vivo... ¿y si se llevara ese poder a gran escala? Podrías... podrías matar a una persona y...
Nikko notó mi disgusto y me agarró fuerte de las manos.
- Hey shh Lay - susurró - No voy a matar a nadie ¿vale? No pienses en esas cosas. Mejor mira las cosas bonitas. - Miró mi mano y me hizo desviar la mirada también. En ella reposaba una rosa negra y brillante que me hizo olvidar lo que acababa de pasar.

PIKI

Teníamos que aprender rápido a usar todas las armas posibles y aplicarle cada estado del elemento. Yo tenía particular trabajo con las espadas, las lanzas se me daban un poquito mejor.

Pero lo que ciertamente era lo más difícil era convocar.
Los elementales de agua, bajo cualquier Academia, aprendíamos el complicado arte de convocar nubes con nuestros bastones. Dichos bastones eran de un árbol cualquiera, no muy anchos, llenos por dentro de clavos y semillas que hacían ruido al moverlos (off: palo de lluvia para quien lo conozca) y con manojos de uñas de cabras en el extremo superior.
Esos ruidos, que imitaban a los de las gotas de agua, ayudaban a llamar a una nube. No era nada fácil, había que pensar en la nube y atraerla con toda la fuerza elemental que tuviésemos. Así mismo había que mantenerla, en estado de vapor, y cuando queríamos hacerla llover era con delicadeza, para que no se transformara la nube entera en un balde de agua, sino en una fina lluviecita.

Mis nubes siempre nevaban. Me costaba demasiado mantener el estado justo, pues son todos cambios en el momento.
Lo peor de todo es que quedaban dos semanas y teníamos que practicar la presentación ante el resto de las Academias.

Vadian me recomendó ir hasta la Subacademia del agua, una que se separó de la nuestra por discusiones internas largo tiempo atrás. Iba sin que nadie más que él supiera, porque no era muy bien visto el gesto de acercarse a quienes consideraban algunos como desertores.
Llamé a Brosnof y llegamos rápido. Cuidé de que bajáramos lejos y de llevar buenos presentes para que me aceptaran. Con suerte encontraría a alguien de la élite que pudiese orientarme, porque ése era otro punto: Vadian sólo me había enviado, sin saber qué iba a encontrarme.
Esperé lo mejor y me bajé. Llevaba cristales tallados de hielo y collares con plumas de hipogrifo.

Habían senderos que parecían llevar al edificio y diversos colgantes en los árboles, cristales que tintineaban, de los que crean los estudiantes y no se derriten.
Un arroyo empezó a acompañarme de un lado y supe que me acercaba. Con una rienda de cuero tiraba de Brosnof, que resoplaba. Lo calmé dándole unas palmadas y al fin estuvimos en la entrada, una arcada bonita y sencilla.
De pronto, no entendía los motivos de las rivalidades estando frente a ese lugar.

]size=18]WOLF FOREVER[/size]

Al ver luz en la sala, puedo ver que mi compañero a llegado. Este se acerca a mí con lentitud, entonces lo reconozco. Es uno de los miembros de la élite, por lo menos supongo que no será débil...
-Llegas tarde...-digo con seriedad.- Siendo de la élite, deberías de ser siempre puntual Michael.
Salgo de la oscuridad dejándome ver por completo y me acerco a él.
-Al parecer vamos a ser "compañeros" en los combates dobles, así que espero que estés a la altura.-prosigo.- Sabes que hay gente que vuelve muerta de allí, y no me gustaría que fueses una carga para mí. Aunque por suerte, he oído hablar de ti, supongo que no morirás con facilidad.
Soy una media sonrisa y camino hacia la puerta.
-Supongo que habrás escuchado la carta que mandaron a la academia, dentro de dos semanas saldremos de aquí.-explico.- Tardaremos cuatro días en llegar aún con los Kings, así que durante el tiempo que tenemos vamos a entrenar a fondo.
Suspiro y acomodo mejor mis sables.
-Zuko y Kurama desean que entrenemos juntos, pero mis entrenamientos son peores que los otros, y no pienso retrasarme en los individuales.-finalizo.- Y por tu propio bien, será mejor que sepas manejar bien la lava.
Salgo del gimnasio y voy a uno de campos de entrenamientos reservados para la élite. Tan solo tenemos dos semanas de entrenamiento, debemos mejorar todo lo posible para traer orgullo a la academia.


alexysthewizard

edmund quedo electrocutado por la cadena, si no hubiera sido porque el mismo dirigió la electricidad de vuelta al suelo seguramente lo hubiera matando. la electricidad que mande nos dejo bastante agotados a los 2.
de repente escucho una voz a mis espaldas ¿?- deténganse-
era el niño que antes había ayudado junto con los otros, ellos nos separaron para evitar que sigamos peleando
niño- alexys perdón por lo de antes, nunca fue mi intención hacerte enojar-
alexys- no te preocupes-
entonces un maestro llego al lugar donde estábamos y aparto a los niños.
maestro- así que peleando en la academia?-
alexys - no maestro solo estabamos entrenando-
edmund- cierto es para la competencia de las academias-
alexys- 0.o-
edmund- necesitamos entrenar fuertemente en dar y recibir golpes para poder ganar-
maestro - pero ninguno de los están registrados-
edmund- es porque primero queríamos probar nuestras fuerzas para que solo el mas fuerte participara-
maestro- pero las cartas se las tienen que dar ustedes no las piden-
edmund- a qui esta la mía-
edmund mostró su carta al maestro
maestro- esta bien te has salvado, pero ¿que hay de ti alexys?
alexys- bueno como soy uno de los estudiantes mas avanzados pensé que me escojerian pronto, ademas edmund y yo somos compañeros d ecuarto y la carta no tiene nombre, creo que fue una invitación para los 2-
con ese argumento el maestro nos dejo ir luego edmund y yo nos dirigimos a nuestro cuarto
edmund- valla mi**da no quería participar, pero tampoco puedo arriesgarme a que me expulsen-
alexys- pero que dices? si es un gran honor estar escojidos para ellos, ademas ya no podemos faltar o nos expulsaran por la pelea-

CON ESTO, ELROL ESTÁ PASADO. NOS FALTA MUJERLOBA PARA PODER CONTINUAR... VENDRÁ AL FORO?
avatar
Inu Wolf
Alfa
Alfa

Mensajes : 341
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Ver perfil de usuario http://elbosque.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Youata Garou el Mar Ago 07, 2012 10:00 am

Solicito permiso para participar ^^

Nombre: Ukko Virtannen
Edad: 20 años
Descripción física: De mediana estatura, delgado pero musculoso. Camina algo agachado y usa por toda vestimenta un pantalon viejo, a veces cubriendose la espalda con pieles. Cabello rubio, ojos grises, expresión distraída.
Descripción sicológica: Escasas habilidades sociales, casi nulas, al igual que su dominio del lenguaje verbal. Por otro lado tiene una enorme intuición, gran talento para la comunicacion no verbal y el pensamiento lateral. Tranquilo la mayor parte del tiempo, pero asustadizo y hasta violento si se siente atacado.
Elemento + arma: Energía (sub elemento Vida) y guadaña.
Historia: Origen desconocido. Se crió sus primeros años de vida como niño feral, siendo recogido por un ermitaño cuando lo encontró jugando a hacer germinar semillas en la palma de la mano a los 10 años. Ante la imposibilidad de educarlo, el ermitaño lo crió en forma casi animal, sin explotar el dominio sobre su elemento siguiendo la creencia antigua de que es imposible controlar la vida.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
Youata Garou
Beta
Beta

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 08/05/2012
Localización : Siguiendo la luna y su vuelta invisible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por sabrisa el Mar Ago 07, 2012 7:45 pm

(off: les parece si seguimos? no creo ver a mujerloba por aquí,
incluso era difícil verla en el antiguo...)

uno frente al otro, dos alumnos elite del agua, para demostrar las capacidades
de cada uno, solía suceder esto muy a menudo, pero nunca a mí, de todas formas,
daría todo de mí, mi maestra me hablo, me acerque a ella y ella me dio un palo
de lluvia.

-úsalo kaala, creo que entenderás como funciona, esta puede ser tu mejor
arma-me dijo briann.

-no sé qué decir, gracias Briann-dije mirando el palo de lluvia, era hermoso,
con hipogrifos, nubes y corrientes talladas en la superficie, en la parte de
arriba había una hendidura con un hilo, ahí podía poner algunas plumas de
hipogrifo, ya había una, de color azul claro y blanco, la pluma del grifo de
Briann, como mi profesora, la primer pluma de mi palo de agua, en caso de tener
padres esta seria de sus grifos...

-no digas nada, si quieres agradecerme, gana esta batalla-me dijo briann cuando
la "juez" llego al campo.

Nos colocamos cada uno de un lado, la juez al centro, se dio la señal para
empezar la batalla y los dos nos quedamos quietos, esperando ver quien haría el
primer movimiento


Millo rápido con un movimiento hizo una esfera de agua, que condensó
del aire, esto mostraba sus cualidades en cuanto a cambio de estado, lanzo el
agua hacia mí con una rapidez y fuerza asombrosas, apenas me dio tiempo de reaccionar
y sublimar al vapor de agua en hielo para formar un escudo, que estallo en
pedazos con el impacto más me evito el golpe, aproveche esos pedazos de hielo y
los envié hacia Millo con un impulso, el tomo su espada y los golpeo, haciéndome
perder el control sobre ellos, más un fragmento logro alcanzar su objetico, haciéndole
un corte en la parte interna del muslo.


aproveche su distracción
para hacer sonar el palo de lluvia, el inmediatamente reaccionó ante el sonido
y volvió a crear agua, convirtiéndola después en hielo "ya veo, no puedes
hacer la sublimación inversa" pensé, el solidifico el agua en una estaca
de hielo y la lanzo hacia mí, pero yo ya estaba lanzando agua hacia él, mas no
me dio tiempo de hacerla llegar hasta su objetivo y la solté a sus pies para
intentar tomar su estaca, nuestras fuerzas danzaron al rededor del hielo, que perdió
velocidad, ambos intentábamos controlarlo, en eso las nubes que había llamado
llegaron y la lluvia comenzó, aproveche este momento a mi favor desvié un poco
de mi energía para convertir las gotas de lluvia cercanas a él en vapor, por el
calor de la reacción él se cubrió el rostro, para proteger sus ojos y con un
impulso hice volver su estaca hacia él, millo se tiró hacia tras, y en el suelo
la estaca quedo clavada a milímetros de su cabeza, la juez detuvo el combate
"la victoria es de Kaala" se escuchó y no lo pude creer, cuando mire había
varios espectadores a nuestro alrededor, me sonroje y camine de vuelta hacia
donde se encontraban Briann y Arget.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
sabrisa
Gamma
Gamma

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 25/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por sabrisa el Jue Ago 09, 2012 2:08 pm

(off: vamos chicos! tomen un poco de roleina y a inventar, laura, puedes manejar su personaje como si fuera un secundario! y piki! ya se que estas en la puerta de mi academia, yo estoy en los gimnasios de vapor, no podrías acercarte? ¬¬)

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
sabrisa
Gamma
Gamma

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 25/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Youata Garou el Jue Ago 09, 2012 2:41 pm

(Tercera persona)
Vaino, el viejo ermitaño, buscaba setas y tubérculos en las afueras de la caverna que tanto él como Ukko usaban como vivienda. No muy lejos de ahi Ukko debia estar revisando las trampas para los conejos que tenian repartidas por el bosque. Tanto Vaino como Ukko podrían haber hecho crecer rápidamente una huerta exubertante, o criar animales facilmente y asi alimentarse y comerciar, y poder tener una vida mas acomodada, pero ninguno de ellos se sentiría comodo forzando a la naturaleza en pos de simple provecho.
Hacia muchos siglos el sub elemento Vida habia sido uno de los pilares fundamentales de la academia de la energía. Sin embargo sus métodos de enseñanza eran tan extraños, sus alunos tan impredecibles ysus profesores tan enigmáticos que levantaron el odio de los demas subelementos, y la burla de las demas academias. Fueron declarados proscritos y muchos de sus miembros fueron asesinados de forma cruel. En la actualidad ya casi no nacían jóvenes con el talento para manejar la vida, y los pocos que lo hacían eran anulados por la vida en sociedad, que con su actitud depredadora pisoteaba el talento y lo destruia.
Vaino miró al horizonte y vio como Ukko se acercaba. Venía con su guadaña en una mano y dos conejos en la otra. Se acercó y sin decir una palabra despellejó a los conejos y los puso a asar cerca de la fogata que encendian junto a la entrada de la caverna. No era un gran conversador ni por asomo, pero era el primer chico con el talento para la Vida del que Vaino tenía noticia en muchas décadas.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
Youata Garou
Beta
Beta

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 08/05/2012
Localización : Siguiendo la luna y su vuelta invisible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Piki el Vie Ago 10, 2012 8:50 pm

Aparecieron guardias apenas llamé. Primero aparecieron sus nubes de vapor, y luego las personas en sí.

- No vengo para hacer daño. Soy de la Academia del Agua, ¿podría visitar la suya?

Gente de pocas palabras, intercambiaron miradas y uno me vigiló hasta que un hombre mayor y ataviado de una expresión tranquila apareció y estiró su mano.
Nos saludamos tomándonos de las muñecas.

- No veo motivo de enemistad. Viajé hasta aquí porque nos une un elemento y nos separan rivalidades sin sentido.
- Pasa, hija. He de mostrarte nuestro lugar.

El hombre me guió a través de sendas de piedra y arroyitos. Comparada con mi Academia, esta era muchísimo más tranquila y pequeña, pero con enormes terrenos serenos. Inspiraba verdadera relajación en quien la recorría. Me lamenté porque, sumida en el trajín diario de la mía, me olvidaba de esos momentos de calma.

Me llevó hasta el primer edificio, que nombró como el gimnasio de vapor. Algunos estudiantes en aquel barracón hacían salir nubes, se percibía el olor a humedad. El hombre ingresó y llamó la atención a todos, presentando a una viajera de la Academia del Agua. Los saludé con una sonrisa, a la que no todos correspondieron. No habían muchos estudiantes, pero se los veía concentrados.

Piki
Omicron
Omicron

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 08/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por sabrisa el Sáb Ago 11, 2012 5:23 pm

una vez entro el líder de la academia a el gimnasio todos dejaron el alboroto y sus entrenamientos, prestando atención a lo que el dijera, presento a una chica, venia de la academia del agua, algunos alumnos susurraron cosas, Briann pareció sorprendida.

yo mire a la chica con curiosidad, me preguntaba que enseñarían en la academia del agua, a mi lado Arget chasqueo el pico con curiosidad olfateando el aire y arañando el suelo con su pata delantera, la sorpresa paso pronto y todos se dispersaron a seguir con sus entrenamientos, el gimnasio de vapor era el mejor lugar para practicar el control de nuestro elemento y por lo tanto también el mas usado, no era sorpresa para mi que alguien de fuera quisiera venir a practicar aquí, la temperatura alta del lugar mantenía el agua como vapor y hacia el escenario perfecto para nosotros, las salidas de vapor en el suelo eran algo peligrosas, pero nunca había habido algún accidente aquí.

Briann se volteo, aunque un poco extrañada aun, me indico que continuara con mi entrenamiento.

-pero briann, ya habíamos terminado-le dije despacio-

-es verdad, entrena un poco más-me dijo ella y salto al lomo de su hipogrifo, este sacudió las alas, creando espirales de vapor- tengo que hablar de algo con el líder, tu sigue entrenando hasta que puedas crear un buena nube.

-esta bien- le dije intentando adivinar que sucedía, su hipogrifo camino hasta una salida y alzo el vuelo- pero, me tomara tiempo~.

dije lo ultimo más para mi, como esperaba Briann que lograra controlar el vapor con facilidad y crear una nube, podría estar mucho tiempo en este lugar... - arget! quedaremos como pasas por el vapor!

arget solo sacudió la cabeza y la cola, después me empujo y comenzó a hurgarse bajo el ala.

-que otra, pues una nube haremos- dije para mi sosteniendo mi palo de lluvia con las dos manos

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
sabrisa
Gamma
Gamma

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 25/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por alexysthewizard el Sáb Ago 11, 2012 7:08 pm

regrese a mi cuarto después de eso y mi mascota picachu fenrir estaba esperandome, era un ratón perro/lobo electrico. muchas veces me habían preguntado ¿porque una mezcla y no un lobo o un perro puro? nunca les quise decir pero la verdad siempre me falto valor y agresividad y todos saben que una mezcla entre esos 2 da una bestia como esa sin igual, esperaba que de cirta forma fenrir me lo enseñara
entre al cuarto y fenrir estaba esperándome como siempre, el ladro 2 veces y luego gruño con ferocidad. al verlo le acaricie la cabeza y le di un pedazo de carne, ya que siempre le llevaba uno. lo observe mientras comía, por lo general llevaba una armadura negra de piel con pinchos que lo hacían verse mas agresivo de lo que ya era, bueno si es que eso era posible. incluso fenrir ya había atacado a edmund y lo hubiera matado si no se lo hubiera quitado de encima.
de cierta forma me había servido pero no podía sacarlo del cuarto muy a menudo sin que lastimara a alguien.
decidí entrenar con el un rato antes de salir del cuarto.
avatar
alexysthewizard
Zeta
Zeta

Mensajes : 254
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : texas

Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/kirby55555

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Youata Garou el Dom Ago 12, 2012 10:45 pm

(primera persona)
Vaino: te tengo noticias.
Me pareció extraño, pero ya me esperaba algo asi. El viejo actuaba con nerviosismo, moviendo mucho las manos y tragando saliva, cuando normalmente tiene una actitud de tanta tranquilidad que podrías pensar que ha muerto. Por otro lado no acostumbrábamos a recibir noticias, de hecho muchas veces olvidaba por completo la existencia de "la gente", como les llamamos. El bosque en que vivíamos era tan extenso y el terreno tan escarpado que nadie venia por aquí. Lo miré un momento y gruñí para darle a entender que escuchaba.

Vaino: ¿Recuerdas que te comenté que asi como tu controlas la vida, otros controlan otros elementos?- repetí el gruñido, ahora molesto. Nadie "controla" la vida, era una mala palabra. Vaino pareció entender mi malestar y puso cara de disculpa- ¿y que esas gentes entrenan mucho todos juntos, van a Academias y gentes más viejas les enseñan sobre su elemento?

- ¿Academia?- pregunté. Vaino suspiró.

Vaino: Mucha gente, uno más sabio que enseña, el resto obedece.

Asentí en silencio. Eran ideas raras para mi, por lo que solía olvidarlas rapidamente. Vaino era más viejo pero jamás habría sido mi "maestro", como les decían. El solo repetía que viviendo es la única manera de aprender sobre la vida, y a eso nos dedicábamos. Nunca me habia hecho entrenar ni nada, y no veía para qué podría necesitarlo, la naturaleza provee todo lo que necesitamos.

Vaino: ellos compiten...pelean- dijo golpeando sus puños entre si- para dar honor a su elemento y darse honor a si mismos - se detuvo siendo consciente de que no entendia qué queria decir con "honor". Pensó un momento y siguió- amor, mostrar amor a su elemento y a si mismos.

-¿Y para que lo dices?- no entendía porqué eso tenia algo que ver conmigo.

Vaino: tu irás.

- Creí que no les gustabamos...los de la vida.

Vaino: no, no les gustamos. Por eso más debemos mostrar que no pueden aniquilarnos, para que respeten el poder de la Vida.

-¿Cómo haremos?

Vaino: Bajaremos a los pueblos y golpearemos la puerta. Los desafiaremos y por su orgullo tonto no podrán negarse a humillar a unos pobres idiotas. Aceptado el desafío mostrarás tu poder.

- Yo no tengo poder.

Vaino: por eso siempre te digo que no se puede humillar a un humilde. La naturaleza mostrará su poder en ti. Está mejor asi?- asentí- entonces vete a dormir, partiremos al amanecer.


*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
Youata Garou
Beta
Beta

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 08/05/2012
Localización : Siguiendo la luna y su vuelta invisible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Piki el Lun Ago 13, 2012 1:08 pm

Vapor, vapor...
¡Vapor!
Era la parte del agua que yo manejaba bastante mal. Vadian me había enviado para que me entrenase, a sabiendas de que aquí se les daba mejor.

- Disculpe, estoy intentando aprender sobre el vapor, ¿podría enviarme con alguien?
- Usa el gimnasio a tu gusto. A su tiempo vendrá alguien a guiarte.

El hombre se marchó sin decir nada. Brosnoff, mi hipogrifo, me empujó la mano. Me sentía extraña allí, pero el otro sujeto me había dejado en el lugar, así sin más.
Nos retiramos a una esquina, primero para observar a los demás, y segundo para practicar sentada levantar una nube. Sacudí un poco el palo de lluvia para no estorbar y una niebla delgada me rodeó los pies.

Piki
Omicron
Omicron

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 08/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Inu Wolf el Mar Ago 14, 2012 11:15 pm

Comencé a andar en sentido contrario, admitiendo que no me emocionaba demasiado el que mi hermana anduviera pegada a Nikko, a mi parecer era demasiado arrogante. Por otra parte, cuando recién llegamos a la academia, lo único que le preocupaba a mi hermana era traerle honor a la familia, se enfrascó tanto en ello, que creí nunca sería una chica normal, asi que en ese sentido mi postura se volvía contradictoria.
Al llegar a la armería, me dediqué a revisar las espadas, su balance, su mango, pero ninguna me resultaba lo suficientemente cómoda. No pude evitar recordar una de las lecciones, cuando recién nos estaban enseñando a mi hermana y a mi a usar espadas, en que nos dijeron que la espada debía ser una extensión misma del brazo, debía armonizar completamente, cosa que no estaba logrando con ninguna de las espadas. Maldiciendo, me resigné y volví a mi habitación. >> No tengo más remedio>>
Me había prometido a mi mismo no volver a recibir ayuda de ningún tipo de mis parientes, pero al parecer no tenía más remedio, la situación me empujaba a lo contrario.
Al llegar a mi habitación, fui directo al baúl con mis pertenencias que estaba a los pies de la cama. Tuve que sacar literalmente todo para poder encontrar al final del baúl, la capa que me había dado mi madre ese día y la espada, que era lo que más me importaba en el momento, regalo de papá. Esto no hubiera sido un problema si solo viniera de ellos, pero era seguro que eran símbolos de la familia, parte de sus ritos o de alguna tradición especial.
La tomé firme con una mano, luego la pasé a la otra. No había duda, esa era la espada con el equilibrio que yo necesitaba. El regalo de mi padre me resultaría útil, como era de esperarse viniéndose de alguien tan calculador.

-Asi que una espada para cuando fuera mayor… si la hubiera utilizado cuando recién llegue… nah, a quien engaño. No hubiera podido mantenerla en alto siquiera.

Me disponía a salir a entrenar cuando vi toda la ropa tirada. Tenía un compañero de cuarto quisquilloso en cuanto al orden, asi que tomé todo y lo amontoné en el baúl. Estaba por cerrarlo cuando volví a ver la capa y la tomé. Era bonita y negra, lo cual me llamó la atención, considerando que en casa todo era rojo, naranjo o de ese estilo. Me pregunté si la habría mandado a hacer para mi, pero deseche la idea, y cuando estaba a punto de hacer lo mismo con la capa, se me ocurrió. Sin esperar más tiempo, tomé la capa y salí, espada en mano.
Al llegar afuera, una brisa me dio en la cara, lo suficiente para mover mi capa. Voltee a ver mi sombra, era perfecta, ¡era tan grande con la capa! Lo había logrado, por fin, ya no habría esas molestas situaciones inmanejables, o al menos en teoría, primero tendría que probarme en batalla.

- Me hará más lento... pero es un riesgo que pienso correr.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*


avatar
Inu Wolf
Alfa
Alfa

Mensajes : 341
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Ver perfil de usuario http://elbosque.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Youata Garou el Mar Ago 14, 2012 11:40 pm

Tuve un sueño intranquilo. Soñé que estaba en el bosque, desde cada arbol me miraban pares de ojos, y desde las sombras me llegaban carcajadas y gritos, voces como de mucha gente. Me desperté agitado después de caer en una trampa en el sueño, y que mis piernas quedaran atoradas en unas redes que solo estaban en mi imaginacion. Me levanté, y sali a tomar aire.
El bosque estaba completamente apacible, apenas unas aves nocturnas y algunos roedores correteaban por aqui y por allá. Comencé a caminar, alejándome cada vez más de la caverna, no era peligroso y lo habia estado haciendo por años, ya conocia este territorio como la palma de mi mano. Al poco andar senti unos gruñidos y gimoteos bajos, no muy lejos de donde estaba yo. Me acerque con precaucion y encontré un oso gigantesco que habia caido en una de esas trampas que la gente hacia cavando muy profundo y clavando unas estacas al suelo. El oso tenía las patas traseras destrozadas, y luchaba por mantenerse en pie y evitar que el peso de su cuerpo cayera sobre las estacas, matandolo al perforarlo. Algo dentro de mi me exigió poner las manos en la tierra, al lado de donde estaba el oso, obedecí ese instinto y poco a poco las raíces de los arboles cercanos comenzaron a crecer, dandole un mayor apoyo a las patas del oso y alzandolo cuidadosamente. Cuando ya tuvo mas de lamitad del cuerpo fuera del agujero el mismo se impulso con las patas delanteras y se arrojó a una orilla a descansar, respirando entrecortadamente.
Aproveche de examinarle las patas. Tenia tanta sangre pegada al pelo que parecia que no le quedaba mucho tiempo de vida, ya que ademas seguia sangrando. El oso me miró y lo entendí, puse mis manos sobre su pecho, soltó un ligero quejido y luego se durmió. Sus patas estaban sanando rápidamente y sentí mis manos arder, luego congelarse, y finalmente quedé con ambos brazos colgando inutilmente, siendo incapaz de moverlos. Me dormí junto al oso, sintiendo su respiracion ya tranquila y pausada.
La mañana siguiente me despertó lamiendome la oreja. Monté en su lomo y me llevó de vuelta a la caverna, como si él hubiera hecho el recorrido miles de veces, aunque jamas vi rastro de oso alguno ahi. Comprendi que ahora ese oso era Mi Oso, porque mientras el veia en mi cabeza la ruta hacia mi guarida, yo pude ver en la suya el camino al arroyo donde se bebia tranquilo y donde los peces saltaban mas facilmente. Ese oso era Mi Oso, como yo era Su Humano.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
Youata Garou
Beta
Beta

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 08/05/2012
Localización : Siguiendo la luna y su vuelta invisible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por sabrisa el Miér Ago 15, 2012 11:41 am

-que diablos! Más pequeño!-murmure para mí cuando me di
cuenta de que el vapor a mi alrededor se hacía más denso y me envolvía completamente
como una niebla, al no poder minimizar el efecto la deje disolverse, otro
intento fallido, me gire exasperada hacia Arget y me di cuenta de que él ni
siquiera me prestaba atención, le iba a reprochar eso, pero me di cuenta de que
él estaba mirando atentamente a otro hipogrifo que estaba en una orilla del
gimnasio, al lado de él estaba la chica de la academia del agua, que solo
miraba a todos lados observando a los
que manejaban el vapor, tal vez podría acercarme y ofrecerle mi ayuda, pero de
que serviría? Yo no era muy buena en cuanto a controlar el vapor, ni el agua o
hielo, así que no podría enseñarle nada.


vi como el vapor danzaba
entre sus pies cada vez que movía su palo de lluvia distraídamente, mire mi
palo de lluvia, estaba recargado al lado de Arget, me acerque y lo tome, Arget
me miro apenas ladeando la cabeza y chasqueo una vez el pico, yo moví el palo
de lluvia un poco y algunas de las piedrecillas de adentro sonaron, al momento
el vapor giro cerca de mis pies, lo tome con las dos manos y lo gire, las piedrecillas
dentro de él imitaban perfectamente el sonido de la lluvia, lo gire un poco,
cambiando su trayectoria y haciendo que sonara diferente, el vapor giro hacia
otro lado, entonces entendí porque eran tan útiles los palos de lluvia, moví el
palo de lluvia de cierta forma que el vapor girara sobre sí mismo y después hice
que se detuviera el sonido, dejando de forma horizontal el palo de lluvia, unas
cuantas piedritas más cayeron y quedo en silencio, mire el vapor frente a mí, había
tomado una forma un tanto difusa, pero era claramente una pequeña nube, extendí
mi mano y la cerré, obligando al agua a condensarse lentamente, si algo hacia
bien eso era los cambios de estado, la nube comenzó a deshacerse en pequeñas
gotitas que cayeron al suelo del gimnasio.


Mire hacia Arget, feliz por el resultado, este extendió las
alas e inflo el pecho orgulloso, produciendo un sonido extraño y mirando de
reojo al otro hipogrifo.


-Arget!-le dije cuando me di cuenta- estas presumiendo! Hipogrifo
malo.


Aun así me colgué de su cuello con una risita, feliz por mi
logro y su orgullo, me hubiera gustado que Briann estuviera aquí para verlo,
pero ya se lo mostraría luego, rodee a todos y sigilosamente me acerque a la
chica de la academia del agua, al igual que a muchos otros me daba curiosidad,
muchos la miraban desde su lugar, pero yo decidí acercarme más, Arget me seguía
de cerca pero él no era muy discreto caminaba con la cabeza erguida y las alas
pegadas al cuerpo y cuando estuvimos cerca el no dudo en adelantarse y
acercarse al otro hipogrifo, alargando el cuello y olfateando, yo me puse ligeramente
detrás de él a su lado izquierdo.


-h-hola-le dije a la chica sosteniendo mi palo de lluvia
nerviosamente.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
sabrisa
Gamma
Gamma

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 25/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Piki el Jue Ago 16, 2012 11:54 am

- Hola, muy linda tu nube. -le dije.- Creo que mi mentor me envió para aprender a hacerlas mejor.
- ¿No te enseñan vapor allá? -me preguntó.
- Sí, pero prefiero el hielo.

Levanté una roca pequeña del suelo y la sostuve entre las manos. Soplé por un hueco durante largo rato mientras me concentraba. Cuando volví a abrir las manos, la roca estaba cubierta de una cáscara de hielo brillante.
Extendí la mano y se la ofrecí.

Piki
Omicron
Omicron

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 08/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por sabrisa el Jue Ago 16, 2012 1:10 pm

-increíble, eres muy buena-le dije mirando la piedra
congelada- no entiendo para que venir hasta acá a aprender sobre el vapor, en especial en esta epoca, la fiesta se acerca...

Hice un ademan con la mano y el vapor, que comenzaba a nublar la vista, se alejó
un poco.

-yo te enseñaría, pero la verdad es que no serviría de mucho, seguro eres
incluso mejor que yo-dije mirando de nuevo la piedra, el hielo era increíblemente
sólido, a mí me costaba mantener un
estado, aunque podía cambiar de estado rápidamente.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
sabrisa
Gamma
Gamma

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 25/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Piki el Jue Ago 16, 2012 7:38 pm

- Los que creen no saber resultan mejores maestros. Yo soy incapaz de mantener largo rato el estado, y mis nubes siempre se congelan y caen o nievan.

Miré con añoranza su vapor. Realmente lo manejaba casi sin darse cuenta, mientras conversábamos. Empezó a derretirse el hielo y tuve que mirar fijo a la piedra para congelar una gotita que cayó como un pequeño cristal.

- Yo puedo darte una mano en el hielo, si te parece.

Piki
Omicron
Omicron

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 08/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Mujerloba el Vie Ago 17, 2012 11:44 am

Noto que en la voz de Mako se encuentra la pesadez, no soy tonto, no hace falta conocerlo como para saber que a él le va más…ir en solitario. La verdad, es que a mi también, pero nuestros superiores nos han encomendado que hagamos lo que mejor se nos da, luchar, todo para poder traer honor y gloria a la academia. Personalmente, no estoy de acuerdo con el sistema que se tiene, envían a dos estudiantes al campeonato, les dejan a su suerte, les trae sin cuidado que salgan heridos o incluso que mueran, solo tienen una cosa en mente: ganar. Y cuando esto ocurro, que estos dos individuos, o uno de ellos, consiguen la victoria, la academia se lleva la gloria, pero así es la vida, los soldados mueren y los reyes hacen fiesta. Sin embargo, haré lo posible por realizar la tarea que se me ha sido encomendada. “no pienses en esas cosas, hazlo y punto” me regaño tras razonar. Mako habla con malicia, me limito a no mostrar ninguna emoción y a escuchar todo lo que me dice con una postura firme, al fin y al cabo él es mi superior, además, por extraño que pueda ser…me gusta recibir órdenes, forma parte de mi función, de mi destino, por lo que no me quejo, no protesto, simplemente escucho. Me detengo en una palabra que dice…Kings… Los conozco, estudié sobre ellos, siempre me han gustado, a veces los dibujo en alguna de esas noches en las que el insomnio impide que entre en el mundo de los sueños, por lo que aprovecho para entrenar y en ocasiones dibujar. Sin embargo, por lo que sé, obtener un King se recomienda a la edad de 23 años, por lo que me quedo extrañado ante lo que dice. No se me hace raro que Mako obtenga uno, al fin y al cabo debe de tener alrededor de 21 años y es bastante poderoso, por algo tiene el título de capitán de la élite, sin embargo yo tengo 19, no hago muestras públicas de mis habilidades y pocos conocen de mi poder, aunque mi nombre es conocido, mi fuerza solo ha sido mostrada una vez ante una gran cantidad de personas, y esa vez ha sido hace tan solo unos minutos, aunque también me ha visto…Sam. Bueno, el caso es que soy joven y no tengo mucho contacto con la academia, por lo que no entiendo porque Mako acaba de decir “los Kings”. Dice que quieren que entrenemos juntos, cuando acaba abandona la estancia, supongo que se dirige al campo de entrenamiento, por lo que me limito a ponerme a su par y seguirle. Estoy deseando enfrentarme a él en un combate de entrenamiento, a experimentar sus habilidades en persona, siento curiosidad por su dominio del fuego, supongo que él ya tendrá perfectamente dominada la lava. Controlar la lava no es una habilidad que cualquiera pueda obtener así como así, hace falta mucho entrenamiento para poder dominarla, entrenamiento que yo he podido realizar, pues al no dormir tengo el doble de tiempo que cualquier otro, y llevo entrenándome en dominarla unos cuantos años, justo después de aprender a dominar el fuego, sin embargo aún tengo mucho que aprender. Llegamos al campo. Me preparo para enfrentarme a él, al capitán de la élite, a alguien al que por alguna razón tengo mucho respeto…a alguien a quien admiro. Me quito la camiseta dejando que mi piel se refresque. Todos esos años de duro entrenamiento se reflejan en mis músculos, altamente desarrollados gracias al esfuerzo. Una vez preparado, me adentro en el campo de entrenamiento con tranquilidad, no quiero mostrar mis emociones, no aún, no hasta que lo conozca mejor, por ahora solo me dirigiré a él solo como a cualquiera superior a mí. Una vez dentro del campo, le miro a los ojos. Mi expresión sigue siendo tranquila, nunca se debe de mostrar tus emociones en un combate, por lo que me limito a estar allí, esperando a que Mako de la señal que indique el comienzo de nuestro primer entrenamiento.

(off: que fuerte affraid ! *se lleva la mano al pecho y pone una expresión de ofensa* creíais que os abandonaría?!...me habéis decepcionado un poco al tener tan poca confianza en mi, chicos, en serio creíais que me iría del rol? Que no postearía más?! Bueno, pues mu mal! Jaja! Un poquito de fe chicos! Si abandonara, por lo menos me dignaría a comunicároslo! *suspiro* Bueno, el caso es…que estoy aquí!! Para felicidad de algunos, para ignorancia de otros y para decepción de algunos ¬¬ si…bueno, pues nada, aun estoy dolida por enterarme de que queríais sustituirme y hacerme secundaria¬¬ peeero bueno, xD!
Off2: vuelvo a poner la foto de mi personaje, esuque me enamoré de este chico, jajaja! Me encanta su sonrisa! Jajaja, bueno, aquí os lo pongo para que podais admirarlo, pero no os paseis, que es mio, xD!)



Mujerloba
Lobezno
Lobezno

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 17/08/2012
Edad : 19
Localización : Galicia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por sabrisa el Dom Ago 19, 2012 11:41 am

(off: no veo tu foto :/ )

-seria increíble, aunque podría ser causa perdida- le dije-mejor te enseñare lo poco que se del manejo del vapor, no tengo mucho tiempo y eso me servirá para entrenar, pronto tendré que ir a la fiesta.

Arget detrás de mi agito la cola y resoplo.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
sabrisa
Gamma
Gamma

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 25/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Piki el Mar Ago 21, 2012 7:52 am

Brosnoff se había estado olfateando con el otro hipogrifo. Se lanzaban unos picotazos amistosos, pero tuve que refrenarlo tirando de la rienda, que por añadidura se congeló.

- Está bien. -pasaron unos segundos- ¿No te resulta curioso el plumaje de nuestros hipogrifos? Mi Brosnoff es filoso y helado, el tuyo es más... Suave, más vaporoso.

Sabía que los hipogrifos eran un poco orgullosos y otro tanto ariscos, así que sólo le sonreí al suyo y acaricié al mío.

Piki
Omicron
Omicron

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 08/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por sabrisa el Mar Ago 21, 2012 6:19 pm

mire a ambos hipogrifos.

-yo no lo veo así, aunque también he notado que los hipogrifos tienen algo de parecido con el elemento que mejor manejes-le dije apoyándome en Arget-creo que Arget es mas cambiante, no es el mejor volador, ni el mas grande o el mas resistente, pero es rápido y se mueve con fluidez, yo creo que es un poco como yo, maneja mejor el cambio y se adapta rápidamente.

Arget se mostraba orgulloso ante el halago.

-yo creo que eso es mas importante, el cambio-dije cambiando de tema- durante las batallas me he dado cuenta de que dependiendo de la persona, siempre hay un elemento en el que se tiene mayor control y un cambio que no se puede hacer, en mi anterior batalla me di cuenta de que mi oponente podía controlar muy bien el agua, pero era incapaz de transformar el vapor en hielo rápidamente.

le señale a la chica su propia ropa, en la que el vapor se había congelado formando escarcha al igual que en el suelo a su alrededor.

-ahora que lo pienso, no me he presentado, soy muy descuidada, discúlpame-le dije y le tendí la mano-mi nombre es Kaala y el hipogrifo en Arget, significa plata en el idioma antiguo.

*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
avatar
sabrisa
Gamma
Gamma

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 25/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Piki el Mar Ago 21, 2012 7:33 pm

- Disculpa, yo tampoco. Soy Kittahu, me dicen Kitt. Él es Brosnoff, la primera vez que me gruñó sonó a algo así. -estreché su mano. Nuestros hipogrifos trabaron sus picos unos instantes.

Me concentré e hice nevar una nubecita que formó su mano al volver a su lugar. La chica levantó los pies un par de veces al sentir los copos fríos, y yo dejé de precipitarla.

- Así que también irás a la fiesta...

Piki
Omicron
Omicron

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 08/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por wolf forever el Jue Ago 23, 2012 6:02 am

(No es que desconfiemos Yael, pero me pasé un tiempo esperándote... En finm ahora a seguir el rol ^^)

Veo como Michael escucha todo lo que le digo con atención. Cuando acabo camino hacia el campo de entrenamiento, no planeo estar entrenando mucho tiempo con él, pero si Zuko y Kurama no nos ven entrenando en parejas se extrañarán y me obligarán a trabajar más con él...
Mientras el chico se quita la camiseta y entra en el campo sin expresión alguna, yo imito sus movimientos, vamos a ver que tanto de la Élite es, he oído hablar de él y Kuarama me ha hablado de algunos de sus combates y su máximo poder, ventajas de ser capitán, supongo... Por ahora no va mal, la batalla no ha empezado, pero al menos no muestra expresión ni sentimientos algunos, tal y como debe ser.
Levanto la cabeza y me llevo las manos al cinturón para sacar los sables y empuñar cada uno en una mano. Lo haré tal y como Zuko me dijo, sin mostrar al completo mi potencial, tan solo para ver cómo de fuerte es y, por supuesto, sin herirlo de gravedad ni matarlo.
Le miro en señal de que empiece, cuanto antes acabe esto mejor.
avatar
wolf forever
Sigma
Sigma

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Edad : 18
Localización : Navarra (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Inu Wolf el Jue Ago 23, 2012 1:16 pm

Si bien me había decidido a usar la capa, no podía arriesgarme así como así, tendría que probarla y asegurarme que tuviera la menor cantidad de puntos débiles posibles. Alce la vista al sol, cubriéndome con una mano sobre la frente, y deduje que aún me quedaban unas horas cuantas antes de que con Layra tuviéramos que presentarnos con Gran Maestre.

No pude evitar hacer una mueca al pensar en que ella y yo deberíamos estar entrenando, pero en lugar de esto, ella se andaba paseando por ahí con un chico. Al caer en la cuenta de mis pensamientos, negué con la cabeza y comencé a andar. Apenas era un par de minutos mayor que ella y ambos estábamos grandes como para que me anduviera preocupando de lo hacía o dejaba de hacer, pero aún así no podía evitar un deje de enfado por el orden de las prioridades de mi hermana.

Dejé de pensar en ello cuando me vi frente al campo de entrenamiento que estaba junto al gimnasio del Lado Oscuro de la Luna. Un grupo de compañeros vestidos de negro estaban reunidos junto a sus Teraks, limpiando sus armas algunos, otros en una especie de calentamiento. Sonreí al reconocerlos, cosa que no era difícil, pues además de los maestros, los de élite eran los únicos uniformados en la academia. Para todos, esos eran los cuervos de élite, los representantes de la academia en el exterior del recinto amurallado. Y yo tenía el privilegio de conocer al capitán de todos ellos, Dann.

Me acerqué a ellos sin que ninguno de ellos reparara en mi presencia, o al menos si lo hicieron no mostraron ninguna señal de reconocimiento. Por mi parte, intenté medir en lo demostrativo de mis gestos. Cuando estuve a solo unos pasos de ellos, el Terak de Dann salió a mi encuentro, cruzándoseme en el camino, dio un gruñido de advertencia.

Dann: quieto Arón.- dijo sin voltearse, y solo le bastó un gesto para que su animal acompañante se devolviera por donde vino.- No debes acercarte por la espalda.

- Lo siento, llevo mucho tiempo sin compartir con uno de ellos.- me justifiqué.

Cuando yo había llegado, me habían hecho ir al Valle de la Luna y buscar a mi Terak acompañante. Estos animales, una especie de pantera, pero con alas de pájaro de color blanco celestino, eran el símbolo de la Academia, su orgullo. Habían vivido entre los dominadores de las sombras durante muchos años, pues tenían la capacidad de reducir su tamaño al de un gato de mediana estatura, tal vez aún menos, por lo que no hacían demasiado problema, ni era necesario tenerles un lugar especial mientras anduvieran con su humano. Pero, un año después de que mi hermana y yo ingresáramos a la Academia, los habían prohibido. Todo debido a que, gracias a la fuerte conexión que se desarrollaba entre los Teraks y sus humanos, cuando estos últimos comenzaban peleas, sus Teraks se enfrentaban, era relativamente normal ya que nunca pasaban más allá de unos rasguños, pero en esa ocasión él Terak vencedor no se detuvo al casi matar a su adversario, sino que cargó contra el humano del mismo. A raíz de esto, se llegó a la conclusión de que los alumnos no estaban lo suficientemente preparados en cuanto a madurez se refería como para mantener un Terak junto a ellos, por lo que se devolvieron a todos los animales de vuelta al Valle de la Luna. Snoff, mi Terak, se fue entre ellos y no lo había vuelto a ver desde entonces, pero ahora que era de élite, él podría volver.

Dann se levantó y vino conmigo, los demás observaban despreocupadamente. Eso era algo que, según había observado, solo pasaba entre los de élite. Mi teoría era que ellos se sabían los mejores de la academia, sabían que sería recordados por siempre en la Academia, que no debían probarse contra ninguno de los otros pues estaban en la cima de la jerarquía en lo que a alumnos se refería, por lo que sus miradas ya no era de competencia y análisis minuciosos a los otros como si fueran el enemigo, como si sucedía en los grados menores, sino que cuando veían a otro de los suyos veían a un igual, a un camarada en el que había que confiar.

Dann: ¿esa espada? Así que finalmente me hiciste caso y no la tiraste

- Tenías razón.- Tomé la espada y la saqué, extendiéndosela, él la tomó e hizo un par de mandobles al aire.- Es el equilibrio perfecto, al menos para mi.

Dann: eso porque te recargas más en un lado que en otro, será una de las cosas a mejorar ahora que estás en la élite.- Hubo un murmullo general, por lo que Dann se giró y los miró.- Eh… eso era lo que estaba por decirles chicos, Noah y Layra se nos unen.- Se les quedó viendo como si esperara algo, entonces todos se acercaron, dejando de hacer lo que tenían, para observarme. Una de las chicas tomó mi capa, la reconocí al ver sus ojos casi grises. Su Terak estaba en su tamaño pequeño acomodado en sus hombros, y al ver mi capa voló alrededor mio, olfateando, para luego volver al hombro de su humana, Rin, y ronronear algo.

Rin: la capa está hecha de piel de King ¿De donde la sacaste?

X: ¿acaso no es obvio que mató a uno de esos leones de fuego para hacerse con su piel?- dijo un tipo de cabello negro y ojos de depredador al asecho. Era Mosh, uno de los más veteranos dentro de la élite. Su Terak hizo un ronroneo que por estar en su tamaño normal sonó más como una amenaza que otra cosa.

- Es un regalo.

Dann: Tampoco tiraste la capa, pero esa si debiste haberlo hecho, solo te hará más lento en combate.

Rin: sentirse como un superhéroe no te ayudará a luchar mejor. Tendría sentido usarla si fuera un trofeo de pelea, pero no algo como eso.

Como esperaba de Dann, dio en el clavo, pero no del todo. Y aunque me hubiera encantado cerrarles la boca a todos al contarles sobre el problema de la sombras, preferí guardar silencio y solo encogerme de hombros. No la había probado aún, no sabia que tan bien funcionaría, y no quería que descartaran la idea solo porque yo fallara.

- Podría resultar útil.- aventuré, al notar que los ojos de Rin exigían una respuesta a su mezcla de consejo y regaño.
Dann: Rin tiene razón, solo te hará más lento.

Y: no del todo.- dijo un tipo desde la parte trasera del grupo, todos volteamos a verle.- La piel de King es resistente al fuego, podría servirle en una batalla contra los dominadores de ese elemento.

Eso no lo sabía, era un punto más para la capa, y al parecer, crédito suficiente como para que dejaran de verla en menos, ya que dejaron el tema ahí.

Dann: ¿cuando planeas ir por tu Terak?

- No lo había pensado.- confesé – Tal vez para eso me citó el Gran Maestre esta tarde.

Dann: tal vez.- Asintió, para luego devolverme mi espada y desenfundar la propia.- Bueno, es hora de que te desoxides. Llevas demasiado tiempo sin usar la espada.

Sabía que tenía razón, para eso había ido al campo de práctica. No estaba entre mis planes tener como público a todo el cuerpo de élite, pero no tenía opción, tomé firmemente mi espada y comenzó el combate.


Spoiler:








*~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~**~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*


avatar
Inu Wolf
Alfa
Alfa

Mensajes : 341
Fecha de inscripción : 06/05/2012

Ver perfil de usuario http://elbosque.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Academias Elementales

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.